access_time 14:22
|
9 de agosto de 2006
|

San Cayeta ¡no!

En el barrio le dicen Ampolla, porque aparece después del trabajo. Él ha demostrado, a través de los años, que tiene el firme propósito de no trabajar. Él fue el que aplicó la filosofía que está resumida en este consejo: ?Procura vivir de tus padres hasta que puedan mantenerte los hijos?.

    En el barrio le dicen Ampolla, porque aparece después del trabajo. Él ha demostrado, a través de los años, que tiene el firme propósito de no trabajar. Él fue el que aplicó la filosofía que está resumida en este consejo: “Procura vivir de tus padres hasta que puedan mantenerte los hijos”. El tipo vive soñando con radicarse en Santiago del Estero porque, según él, allí la mosca tse-tse, que produce la enfermedad del sueño, ha sido declarada animal sagrado. Yo sé que en el entorno de vuestros conocidos ha de tener usted algún ejemplo de estas personas con ergofobia, o sea, con miedo al trabajo.

    Mantienen su conducta siempre, en eso son intachables, uno no los va a encontrar en un renuncio empujando algo, ayudando en algo, construyendo algo. No, señor. Sus principios son irrenunciables. Al refrán aquel que dice: “Trata de caminar siempre con la frente alta”, ellos lo transforman a su manera: “Trata de estar acostado siempre con los pies en alto, es mejor para la circulación”. El lunes, en la capilla de San Cayetano, apareció uno de estos señores de no hacer nada. Hizo la cola como todos pero, a diferencia de todos, le dijo al santo, en voz baja:“Vine a darte un recreo. Yo no te pido nada”.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.