access_time 15:22
|
30 de septiembre de 2006
|
|
NIÑEZ

Salud bucal en los más pequeños

Consejos para prevenir la formación de caries y practicar un correcto cepillado.

    Tanto papá como mamá deben ser conscientes de la importancia del cuidado de los dientes en los niños, tomando las riendas del asunto para prevenir caries y otras enfermedades bucales. Por ello, siguiendo los consejos de odontólogos dedicados al tratamiento infantil, es que proponemos una selección de consejos para lograr la correcta salud bucal.

    ¿CUÁNDO?
Los hábitos para el cuidado de la dentadura empiezan a desarrollarse cuando el bebé tiene cuatro meses, es decir, cuando deja la lactancia y empieza a tomar papillas y otras comidas. A esa edad es cuando al niño le nace el primer diente, por lo que es fundamental el tipo de comida que se le ofrezca, ya que puede afectar su salud dental durante toda la vida.

    NO AL EXCESO DE AZÚCAR. Esta conducta abusiva en la infancia, según determinan nutricionistas y odontólogos, puede producir dependencia en el adulto y ocasionarle severos problemas, ya que el azúcar causa caries durante toda la vida. Los jugos de fruta, sobre todo, los artificiales, tienen un alto contenido de esta sustancia y no deberían ser más de diez por ciento de la dieta del bebé, ya que pueden causar erosión del esmalte.

    A su vez, si se acostumbra al niño a dormir con un biberón, los dientes recién salidos terminarán con las llamadas caries del biberón. También las golosinas en exceso y la ingesta permanente de dulces producirán problemas bucales a futuro, sobre todo si el pequeño los ingiere antes de dormir.

    ¿CÓMO ATACAN LOS AZÚCARES A LOS DIENTES?
Los gérmenes invisibles llamados bacterias se encuentran en la boca todo el tiempo. Algunas de estas bacterias forman un material pegajoso, llamado placa, en las superficies de los dientes. Las bacterias en la placa destruyen el azúcar ubicado en la boca y la convierten en ácidos. Estos ácidos son muy potentes y disuelven el esmalte que cubre los dientes. De esa manera se forman las caries dentales.

    La comida y la merienda de sus niños deben incluir, entonces, alimentos variados y de los grupos alimenticios básicos, frutas y vegetales; granos, incluyendo pan y cereal; leche y productos lácteos más carne, nueces y semillas. Es válido destacar que el hábito de cepillar los dientes en forma regular y eficiente es una solución para ayudar a los niños susceptibles.

    EL CORRECTO CEPILLADO DE LOS DIENTES. La limpieza en los niños deberá realizarse, por lo menos, una vez al día. Lo mejor es higienizar los dientes justo antes de ponerlo a dormir. Recién a los dos años (y este es un dato que los padres deben tener en cuenta), cuando la mayoría de los dientes del niño ha salido, se los puede empezar a cepillar con una pequeña cantidad de pasta dental con fluoruro.

    En esta etapa, el cepillado de los dientes debe hacerse dos veces al día: una antes de dormir y la otra después de la última toma del pecho. El niño puede cepillarse los dientes por la mañana, pero los padres deben cepillarles los dientes por la noche, ya que se debe intentar que el niño sienta que la higiene dental no es una forma de castigo, sino una expresión de bienestar y cuidado.

    Prevenir incitando a la limpieza es mucho menos traumático que el tener que llevar al niño al dentista para resolver problemas que se hubieran podido evitar.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.