access_time 12:33
|
20 de julio de 2007
|
|
CRISIS

Rusia echa a diplomáticos ingleses

El Gobierno de Moscú decidió obligar la salida de cuatro empleados de la Cancillería británica luego de similar comportamiento de Londres. Pelean por la muerte de un espía ruso

        Rusia respondió ayer a Reino Unido con la expulsión de cuatro diplomáticos británicos y la clausura de la cooperación antiterrorista, en el marco de la disputa entre ambas naciones en torno al crimen del ex espía ruso Alexander Litvinenko. “Al embajador de Reino Unido, Tony Brenton, se le entregó una nota en la que se declara personas no gratas a cuatro funcionarios de la Embajada británica en Moscú”, anunció Mijail Kaminin, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.


           Kaminin señaló que Moscú dejará de emitir visas a funcionarios británicos y de pedir visas británicas para funcionarios rusos, informó la agencia de noticias rusa Interfax. “Para nuestro gran pesar, las medidas anunciadas por Londres hacen imposible la ulterior cooperación entre Rusia y Reino Unido en la causa de la lucha contra el terrorismo”, señaló. La medida del Gobierno ruso, que implica que los diplomáticos tendrán que abandonar Rusia en un plazo máximo de diez días, fue adoptada en represalia por una decisión similar adoptada por Londres el lunes, luego que Moscú se negó a extraditar a Andrei Lugovoi, sospechoso del asesinato del ex espía ruso Alexander Litvinenko. Por su parte, el canciller británico, David Miliband, definió como injustificables las medidas anunciadas por Rusia.


           “Obviamente, creemos que la decisión de expulsar a cuatro empleados de la embajada está completamente injustificada y haremos todo lo posible para asegurarnos que ellos y sus familias estén bien cuidados”, destacó el canciller. Miliband subrayó que se sintió emocionado por las muestras de apoyo de la comunidad internacional y por los “comunicados positivos acerca de la necesidad de defender la integridad del sistema judicial británico”. En tanto, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, lamentó la decisión de Moscú de expulsar a los diplomáticos, y agregó –en defensa de la postura británica– que “es muy claro que se cometió un crimen terrible en territorio británico, que debe ser investigado y sus responsables, juzgados y castigados”.


            Rice señaló en declaraciones reproducidas por la agencia DPA que “es una cuestión judicial y no política, que debe ser resuelta con sentido común, por lo que Rusia debe honrar el pedido de extradición y no utilizar sus recursos energéticos como herramienta política”. El Gobierno ruso, por su parte, señaló hoy que la respuesta rusa es una medida “específica, bien ponderada y mínimamente necesaria”, según el vocero del ministerio de Exteriores ruso.


          “La parte rusa fue obligada a tomar tales medidas teniendo en cuenta la elección consciente de Londres de agravar las relaciones con Rusia con limitaciones unilaterales, en los contactos a niveles de estructuras oficiales gubernamentales de ambos países, congelando los trabajos sobre proyectos de acuerdos bila- I-Tass. “¿Qué otra cosa se puede hacer ante las exigencias a un país soberano y democrático de que cambie su Constitución en aras de un ciudadano sospechoso en el caso Litvinenko?”, añadió el portavoz. La Constitución rusa, en su artículo 61, prohíbe la entrega de un ciudadano ruso a otro país, punto central de la argumentación rusa para denegar la extradición.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.