access_time 00:36
|
19 de abril de 2011
|
|
HUMOR

Robo

Loco, el tema de la seguridad sigue siendo un problema mayor. Les cuento, el jueves de la semana pasada estaba caminando por la Peatonal rumbo al diario, cuando al frente de la Legislatura veo sentados en el suelo a dos mendigos. Es lo que creí al detectarlos, pero, fijándome bien, vi que los mendigos tenían ropas multicolores, quiero decir, bermudas floreadas y camisas con mariposas, tenían unas mochilas grandes con ellos, tenían barbas nórdicas y unas caras de gringos como para hacer la propaganda del Día de San Patricio en Munich.

    Loco, el tema de la seguridad sigue siendo un problema mayor. Les cuento, el jueves de la semana pasada estaba caminando por la Peatonal rumbo al diario, cuando al frente de la Legislatura veo sentados en el suelo a dos mendigos. Es lo que creí al detectarlos, pero, fijándome bien, vi que los mendigos tenían ropas multicolores, quiero decir, bermudas floreadas y camisas con mariposas, tenían unas mochilas grandes con ellos, tenían barbas nórdicas y unas caras de gringos como para hacer la propaganda del Día de San Patricio en Munich.

    Eran dos turistas, pero estaban pidiendo plata. No puede ser, me dije, encima que vienen a disfrutar de nuestra belleza, tenemos que pagarles la estadía. Fue entonces que vi el cartel que tenían a su frente. Decía: "Nos robaron todo. No tenemos para dormir ni para comer". Estoy seguro de que esos dos vagos foráneos no se olvidarán más de sus vacaciones en Mendoza y mucho más seguro de que no volverán nunca más para revivirlas.

    Loco, los ladrones ya no respetan ni a los ladrones. Días atrás le afanaron a un cura que estaba dando misa. El capellán estaba en el altar, con Dios, y en su casa, al lado de la iglesia, entraron los cacos con el diablo. No le dejaron ni para hostias diet. Hace unos meses atrás, le afanaron a la presidenta de la Nación, bueno, a uno de sus ayudantes, que había ido a sacar guita al cajero de la Anses, aunque no era guita de él, era de Cristina, o sea, de nosotros, bah.

    Y el jueves de la semana pasada le afanaron a Carlos Ciurca. ¡A Carlos Ciurca nada menos! Que fue ministro de seguridad. ¿Se acuerdan de la pregunta que se hacía entonces? ¿Qué viene después de la muerte? Ciurca. Pero el hecho que agrava el delito es que terminaba de ser nombrado candidato a vicegobernador, nada menos que por el ChuecoMazzón, el monje negro de Cristina. Loco, los ladrones podrían tener un poquito más de consideración con esta gente VIP, respetar las investiduras.

    Hay quienes se ríen del asunto y dicen ladrón que le roba a un político tiene cien años de perdón. Loco, lo único que falta es que le roben al jefe de la Policía, que el vago entre a su despacho y empiece a preguntar: Che, ¿y el escritorio?, ¿y la silla?, ¿y el velador?, ¿y la computadora?, ¿y la Itaca? En fin. Dicen que un ladrón se enfrenta a mano armada con la víctima y le dice: "Deme todo su dinero". El asaltado le contesta: "Usted no sabe con quién se está metiendo. Yo soy un político muy influyente". "Bueno, en ese caso, devuélvame todo mi dinero", responde el ladrón. 

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.