access_time 11:56
|
4 de septiembre de 2006
|
|

ROBO EN UN CAMPING DE CACHEUTA

El lunes 28 de agosto fui a conocer el camping espejo de agua en Cacheuta, donde pasé momentos hermosos hasta que faltó de mi bolso una máquina fotográfica digital.

    El lunes 28 de agosto fui a conocer el camping espejo de agua en Cacheuta, donde pasé momentos hermosos hasta que faltó de mi bolso una máquina fotográfica digital. Aclaro que tuve sumo cuidado con mis pertenencias, ya que las observé en todo momento y las dejé próximas a los bañeros del lugar. Rápidamente acudí al personal, quieres me guiaron hasta el encargado, el que no dejaba de hablar por teléfono. Ante la indiferencia del mismo, me dirigí al destacamento y efectué la correspondiente denuncia.

    El objeto de esta carta es alertar a los concurrentes de que no fui la única víctima, dado que a un joven procedente de Buenos Aires le faltaron sus zapatillas, como comprenderán, se le complicaba hacer la denuncia ya que tenía que caminar 300 metros descalzo; además, una señorita manifestó la sustracción de su campera.

    Según comentarios de gente asidua al lugar, no es la primera vez que ocurren estos hechos. Además, quiero destacar la total inoperancia del encargado, pero sobre todo reclamarle a la dirigencia la falta de medidas. No es mi intención que la empresa vigile lo de uno, pero sí que provea un lugar más seguro, ya que no es posible que contradictoriamente hablen de cuidar al turista, mientras estos profesionales del robo operan con absoluta libertad ante sus ojos.

TEMAS:

Opinión

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.