access_time 18:09
|
18 de abril de 2007
|
|
DOS ASALTOS MÁS EN VILLA HIPÓDROMO

Roban mientras vecinos reclamaban seguridad

Ocurrió cuando un grupo de personas pedían al ministro de Seguridad que tomara medidas urgentes. En otro hecho, se llevaron 2.500 pesos de un depósito de la zona

    Los vecinos de Villa Hipódromo están hartos, furiosos.Ni siquiera a la mente más creativa se le podría ocurrir una trama tan difícil de creer y que se asemeje más a una ficción que a la realidad como lo que viven hoy los habitantes de esa zona de Godoy Cruz. El lunes a la noche, al mismo tiempo que el intendente César Biffi, el ministro de Seguridad, Alfredo Cornejo, y un grupo de efectivos policiales estaban presentes en una protesta vecinal realizada en la esquina donde Laura Abonassar fue baleada, una despensa ubicada a seis cuadras del lugar era asaltada por un delincuente solitario, quien redujo al propietario y a una clienta y se llevó más de 400 pesos.

    En tanto, durante la mañana de ayer, un grupo de asaltantes perpetró un golpe comando en un depósito de membranas asfálticas ubicada a una cuadra de la despensa mencionada. Se llevaron 2.500 pesos y agredieron a una de las empleadas que se encontraba en el lugar.

EN PARALELO. Minutos después de las 21, más de 400 personas se congregaron en la esquina de Álvarez Condarco y Matienzo, a 200 metros de la casa de Laura Abonassar, reclamando y exigiéndole al intendente Biffi y al ministro Cornejo –quienes también estaban ahí– más medidas de seguridad y un destacamento en la plaza que allí se encuentra. Mientras los vecinos manifestaban su indignación, en Matienzo y Pascual Segura –a 6 cuadras hacia el este de la congregación–, Rubén Romussi atendía su kiosco.

     Eran cerca de las 21.10 y el trabajador se encontraba con una clienta cuando ingresó un sujeto. “Tenía un arma calibre grande, un revólver. Primero trató de manotearme y llevarse lo que tenía conmigo y después, apuntándonos, nos llevó a un rincón y se llevó de un cajón mi billetera y otras cajitas con moneda que tenía”, indicó Romussi, quien precisó que el monto de lo sustraído asciende a poco más de 400 pesos.

     “Lo peor es que actúan impunemente, sin apuro y a cara descubierta. Yo ya no hago la denuncia, porque ya he llamado en otras ocasiones y me dijeron que en ese momento no podía ir ningún móvil. Entonces, no voy a ir a hacer la denuncia o llamar al comando para, además, calentarme porque nunca llegó el móvil”, sostuvo la víctima. Asimismo, denunció que el espacio verde que rodea a las vías, y que incluye un pronunciado declive, se transforma en una boca de lobo.

     “Los delincuentes usan esa zona como aguantadero, porque está abandonado. Aprovechan la poca iluminación para agazaparse allí, controlar todos los movimientos y dar el golpe en el momento justo; después de cometer el atraco, de la misma forma, se ocultan allí. Sin ir más lejos, el otro día tuve que acompañar a una clienta que vive enfrente porque era de noche y no se animaba a cruzar sola”, indicó el comerciante.

GOLPE COMANDO. En tanto, durante la mañana de ayer, el depósito de membranas asfálticas Pla Fal, ubicado en Segura y Gutiérrez, fue el blanco escogido por cuatro delincuentes para dar un golpe comando y llevarse un botín que supera los 2.500 pesos, además de celulares y documentación. “Cerca de las 11 llegaron los delincuentes y, mientras uno se quedó aguardando en un Gol gris, los otros tres irrumpieron en el negocio. Redujeron a los tres empleados que estaban trabajando y a una de las chicas la arrastraron de los pelos hacia una sala en el fondo”, explicó Rafael Romero, encargado del depósito, quien indicó que los delincuentes actuaron rápidamente y a cara descubierta.

    “Algo raro había, porque ahí nomás llegó la policía, como si ya los hubiesen estado siguiendo. Pero los delincuentes actuaron con mucha velocidad”, indicó Romero y agregó: “Es el cuarto robo que sufrimos en el lugar y el tercero en el último año. Ahora vemos que pasan los móviles patrullando pero nadie me garantiza que dentro de una semana van a seguir pasando”.

    Entre los pedidos del comerciante, se destacan el de mejorar la luminaria pública del lugar y el de instalar algunos puestos fijos policiales para custodiar la zona. “La calle Pascual Segura está muy mal iluminada y, además, estamos a la deriva del destino. No puede ser que ante cada robo tengamos que estar pidiendo, suplicando por nuestras vidas”, sentenció.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.