access_time 20:14
|
7 de marzo de 2007
|
|
TEMOR EN LA CUARTA SECCIÓN

Roban comercios vecinos en dos atracos

Son una casa de ropa y una panadería. En el primero, se llevaron hasta las prendas de los maniquíes. El otro fue un asalto.

    “Esta es la tercera y la vencida. Yo me voy de acá, no vuelvo a abrir”.Con esas simples palabras, Roxana Montuelle, propietaria de la casa de ropa Gimon, describió el sentimiento de desesperanza y resignación por el que estaba transitando. Es que ayer, por tercera vez en cuatro meses, el negocio del que es dueña fue el blanco elegido por un grupo de delincuentes, quienes lo desvalijaron, llevándose ropa, mercadería y accesorios por un valor de 5.000 pesos, aproximadamente.

    “Se llevaron todo, lo que había en las perchas, en los estantes. Incluso, hasta se tomaron la molestia de desvestir a los maniquíes para llevarse la ropa”, explicó la mujer, mientras señalaba a los muñecos despojados de las prendas que mostraban.Además, agregó que se llevaron bolsones repletos con ropa que había comprado en los últimos días y que ni siquiera había tenido tiempo de acomodarla en el local.

    Unas horas después de cometido este atraco, mientras Montuelle se desayunaba con la desagradable noticia, dos delincuentes armados fueron partícipes de un breve asalto a una panadería vecina a la casa de ropa.

    DESVALIJADOS.
Con sólo ver la fachada del local textil, ubicado en San Martín 3.250 de la Cuarta Sección, el panorama ya era desalentador. Un pedazo de reja de la puerta se encontraba cortado y doblado hacia afuera, abriendo un pequeño hueco por el que entraron los delincuentes y luego salieron con toda la mercadería.

    En una de las ventanas, se encontraba una pinza que habían dejado en el lugar los ladrones y, en el interior, el desolador panorama: los muebles y las estanterías vacías, perchas tiradas en el piso y no más de cinco camisas desparramadas por el lugar. “Sabemos que fue cerca de las 3, porque una vecina vio gente revolviendo mucha ropa acá a la vuelta.

    A la mañana salió y vio las perchas tiradas con las etiquetas de los precios, por lo que me llamó por teléfono y me avisó”, explicó la propietaria, quien llegó al lugar a las 9.30 y, antes de encontrarse con la puerta violentada, fue al encuentro de la vecina. “Al ver las perchas y etiquetas, ya me imaginé lo que me esperaba”, sostuvo, acongojada.

    Entre todos los artículos sustraídos –pañuelos, pantalones, camisas, carteras, bolsos y otros accesorios–, estimó que la suma de lo robado ascendía a 5.000 pesos, ya que también había mercadería que había adquirido recientemente para renovar el stock, de cara a la temporada otoño–invierno. “Han trabajado con mucho tiempo. Lo suficiente como para romper la reja, dar vuelta todo, guardarlo y llevárselo. Ya es la tercera vez que nos asaltan y yo ya no me voy a quedar acá”, sentenció la mujer.

    OTRO ATRACO. A unos metros de ese comercio, se encuentra la panadería El Shopping del Pan. Ese local fue elegido por otra pareja de delincuentes –al menos uno de ellos, menor de edad– quienes, minutos antes de las 9, irrumpieron y, a punta de pistola, amenazaron a una empleada que se encontraba en el lugar, solicitando que les entregaran todo el efectivo con el que contaban.

    Pese a que desde el lugar prefirieron no difundir la suma de lo sustraído, también se llevaron una balanza, trascendió que no sería un gran monto. Los delincuentes actuaron fugazmente, sin golpear ni ejercer violencia contra la mujer.

    CANSADOS. Consultados por El Sol, los vecinos de esa zona de la Cuarta se mostraron bastante ofuscados y un tanto resignados. Es que, a los dos robos que había sufrido anteriormente la propietaria de la casa de ropa, se le suma uno registrado hace un tiempo en la panadería y otro más reciente, en la estación de servicio ubicada frente a los dos locales. “Ya es moneda corriente”, explicaron.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.