access_time 10:08
|
5 de noviembre de 2009
|
|
VIOLENTO ATRACO EN UNA CASA DE CALLE PATRICIAS MENDOCINAS, EN SAN JOSÉ

Roban 45.000 pesos y el ladrón les dice que los delató un compañero de trabajo

Cinco asaltantes amenazaron a un matrimonio con raptar a su hija si no entregaban el efectivo que guardaban.

    pequeña hija de 8 años y tuvieron que entregar el dinero que tenían guardado en su casa, el que habían conseguido ahorrar luego de varias jornadas de trabajo. Cinco delincuentes armados cortaron con los sueños de las víctimas al atacar a una familia de San José para llevarse más de 45.000 pesos en efectivo. Como si esto fuera poco, antes de huir, le dejaron a un mensaje al matrimonio. “A ustedes los entregó un compañero suyo de trabajo, si no, por qué piensan que vinimos”, lanzó uno de los ladrones.
    El asalto ocurrió cerca de las 22 del lunes y nunca fue informado oficialmente, aunque la pareja damnificada recibió horas después la visita del personal de asistencia a la víctima del delito del Ministerio de Seguridad. Los asaltantes se movilizaban en un coche oscuro, según relataron los testigos, y perpetraron el atraco durante quince minutos. En ese lapso, evidenciaron tener datos precisos de las víctimas. “De los nervios que tenía no le podía decir dónde estaba la plata. Cuando me agacharon la cabeza y me pusieron el revólver en la nunca, pensé que se terminaba todo”, contó ayer, aún angustiada, Alejandra Albarracín (28), una de las víctimas del atraco.
    Luego aseguró: “Nos entregaron. Si hacés un robo al voleo no vas a entrar a esta casa que está casi en construcción. Tenés otras viviendas más llamativas y comercios por esta cuadra”.
EL MARTIRIO. Según contó la víctima a El Sol, los delincuentes comenzaron a perpetrar el atraco cerca de las 22 del lunes, cuando en el interior de la casa de Patricias Mendocinas 2432 de Guaymallén estaba ella, acompañada de su esposo, David Cortez, y de su hija de 8 años. “Mi marido estaba viendo televisión en el comedor y mi hija en su habitación. Yo ordenaba unos papeles”, recordó la mujer. En ese momento, y de una manera que aún se desconoce, un sujeto logró ingresar por la puerta (sin llave no se puede abrir del exterior). “Conozco de armas y tenía un revólver calibre 38 cromado”, explicó Albarracín. Lo primero que hizo el individuo fue apuntar a Cortez para luego gritarle que se tirara al piso.
    Al mismo tiempo, ingresaron dos asaltantes más y otros dos quedaron en la vereda, haciendo de campana. “Me agarraron de los pelos y me tiraron al piso. Después me preguntaron si había alguien más en la casa”, contó la fémina, quien admitió que su hija miraba televisión en su cuarto, al mismo tiempo que les solicitó que “no le hicieran nada”. Asimismo, la pareja fue llevada encañonada en la cabeza hacia la habitación donde estaba la pequeña y en ese lugar fueron reducidos los tres. “Dame la plata”, gritaba constantemente uno de los ladrones. Arriba de un televisor habían unos 10.000 pesos que estaban destinados a gastos del trabajo de Cortez, quien se desempeña como abastero. Ese monto fue alzado rápidamente por los delincuentes que, con datos certeros, no se conformaron y siguieron exigiendo plata. “Sabemos que tenés más, dame todo o me llevo a la nena”, lanzó uno de los asaltantes, al mismo tiempo que uno de sus cómplices golpeaba a Cortez.
    “Uno que parecía ser el cabecilla les decía a los otros que no nos golpearan pero amenazaba con llevarse a la nena”, amplió la mujer. Acorralado, el hombre de la casa debió explicarles a los asaltantes dónde estaba el resto del efectivo y de esta forma, los cacos se alzaron con otros 35.000 pesos. Con el dinero en la mano, arrebataron todos los celulares de las víctimas junto con las llaves de la casa y el auto de la familia. Luego de esto, escaparon, no sin antes asegurar que el entregador era “un compañero de trabajo” de las víctimas. “Venían por la plata. Sólo por eso. Es una lástima. Laburamos todo el día para conseguir eso y viene un tipo que te los saca así.
    Parece que la solución es armarse y terminar matándonos entre nosotros”, concluyo, dolida por la traumática vivencia, Albarracín. El caso fue denunciado en la Oficina Fiscal Nº8 de Guaymallén y aunque las víctimas aportaron datos precisos de los autores, hasta el momento no se han realizado detenciones.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.