access_time 16:00
|
19 de octubre de 2009
|
|

Río olvidado

Comparados con el Paraná, o con el Uruguay, los ríos nuestros son humildes, casi sin categorías, pero comparados con el desierto que nos rodea son la vida, la esperanza, la posibilidad de crecer

Comparados con el Paraná, o con el Uruguay, los ríos nuestros son humildes, casi sin categorías, pero comparados con el desierto que nos rodea son la vida, la esperanza, la posibilidad de crecer. Por eso, los ríos de Mendoza son tan conocidos, tan frecuentados por las noticias, y tan indispensables a la hora de definirnos. Vamos a repasar los más pulsudos. Digo el Desaguadero, y estoy hablando de mucha historia; digo el Mendoza, que le permitió la vida al oasis norte y también la muerte de las lagunas cuando los del oasis norte nos engolosinamos de agua; digo el Tunuyán, que desparrama verde por el Valle de Uco y forma el Carrizal; digo los del sur, el Diamante una joya que anda, el Atuel que genera todo lo que genera, también aprovechados con embalses que ponen luz en los cables y en las miradas; digo el Malargüe, más al sur, con todo su potencial de agua.


     Pero hay un río al que me parece no le damos la importancia que podría tener: el río Colorado. Se llama Barrancas antes de unirse con el río Grande. El río Colorado es límite con Neuquén y con Río Negro. Por lo tanto, un porcentaje considerable de su cauce, de su empuje, de su potencial, de su caudal nos pertenece. Tiene una función similar al Desaguadero, sirve de límite pero podría servir para muchas cosas más. En parte es nuestro pero no lo consideramos como nuestro, no está en nuestra conciencia de provincia.


     Hay versiones sobre ciertas dosis de contaminación que está sufriendo el Colorado y estamos preocupándonos por saber si el dato es cierto para decirlo, para denunciarlo. Pero el Colorado nos queda muy lejos, no lo sentimos como nuestro. Deberíamos prestarle un poquito más de atención y tramar junto a los neuquinos su aprovechamiento integral. Me parece que no es para andar despreciando al único río de los que tenemos que llega al mar. El río Colorado nos espera, es nuestro, pero a veces da la sensación de que lo nuestro no nos interesa.

TEMAS:

#Humor

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.