access_time 20:51
|
1 de octubre de 2009
|
|

REZONGÓN

El Viti Fayad ya no es un pibe.

Atrás quedaron esas eternas jornadas de trabajo en las que se repartía entre la administración de la Ciudad de Mendoza, a principios de los 90, hace casi 20 años, y las internas eternas de su partido, que tiene una debilidad especial por la pelea entre correligionarios. Ahora, el intendente de Capital es un hombre grande. Y necesita descansar. Eso es lo que nos dijo el martes a la siesta, cuando lo llamamos al celular y, antes de darnos la información que precisábamos –muy bien por eso–, nos recriminó llamarlo “en la hora de la siesta”. Pero fue más allá el Viti Fayad, y no perdió oportunidad de tirarle un palo a los motoqueros que se oponen a una medida que impulsa el intendente. “¡Esto no puede ser, si no me despiertan los motoqueros, me despiertan los de El Sol!”, tiró, medio dormido. Perdón, Viti, trataremos de respetar la siesta, aunque no prometemos nada.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.