access_time 09:34
|
14 de julio de 2006
|
CONFLICTO POR LAS PAPELERAS

Revés en La Haya para postura argentina

El Tribunal Internacional argumentó que no hubo pruebas suficientes para parar las obras de las plantas de celulosa. De todas maneras, no se manifestó sobre la cuestión de fondo

       La Corte Internacional de Justicia (CIJ) denegó ayer la medida cautelar presentada por Argentina tendiente a que se paralicen las obras que realizan las compañías de celulosa Botnia y Ence en la ciudad de Fray Bentos, aunque el tribunal dejó en claro que Uruguay es responsable de evitar la contaminación del río Uruguay. Con decepción, pero con tranquilidad, los representantes argentinos conocieron el fallo –inapelable, pero que deja abierta la instancia para la presentación de nuevas medidas cautelares–, quitándole dramatismo a la situación por este rechazo, que nada cambia en la cuestión de fondo del caso.


       Con una advertencia acerca de la necesidad de proteger el medio ambiente para el gobierno uruguayo, pero destacando que Argentina no logró convencer a la Corte de que las papeleras producen, o lo harán en un futuro inmediato, daños irreparables, la CIJ rechazó el pedido cautelar presentado por Argentina.


DESILUSIÓN.


       La medida del máximo tribunal de justicia de las Naciones Unidas no fue bien recibida por los integrantes de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú, quienes, de todos modos, resolvieron no tomar medidas “en caliente” y reunirse para debatir cómo continuar su lucha en rechazo de las papeleras situadas enfrente de su ciudad, río Uruguay mediante.



        En cuanto a la votación en la Corte de La Haya, 14 fueron los jueces que denegaron el pedido argentino de frenar provisoriamente la construcción de las dos papeleras, mientras que el único voto a favor vino de uno de los dos miembros ad hoc del Tribunal, el argentino Raúl Vinuesa. Pese al fallo de ayer, el conflicto por las papeleras continúa, porque Argentina aspira a que se declare la responsabilidad internacional de Uruguay por violar un Estatuto firmado por ambas naciones para preservar el río. No obstante, estas sentencias suelen demorar varios años antes de conocerse.


       “El No de la Corte no es definitivo”, porque deja en claro que “de presentar Argentina nuevas pruebas y de comprobarse que las plantas contaminan el río, el Tribunal puede ordenar el desmantelamiento de las obras”, estimó la embajadora Susana Ruiz Cerutti, quien encabezó la delegación argentina. “Preferíamos que la suspensión de las obras fuera declarada hoy (por ayer), pero nos llevamos la garantía de que podemos presentar nuevas pruebas y de saber que la Corte estaría dispuesta a ordenar el desmantelamiento de las obras”, agregó la titular del área legal de la Cancillería argentina.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.