access_time 12:09
|
24 de abril de 2007
|
|
CRISIS EN SEGURIDAD

Reúnen otra vez a los tres poderes

En búsqueda de soluciones urgentes, el gobernador Cobos convocó para el viernes al Consejo Provincial de Seguridad Pública. La primera vez fue en el 2004 y no dio resultados

    Por segunda vez en su gestión, la inseguridad obligó al gobernador Julio Cobos a convocar al Consejo Provincial de Seguridad Pública. Después de una reunión de casi cuatro horas con los legisladores de todos los partidos para discutir sobre las leyes necesarias para combatir el delito (ver aparte), Cobos reconoció la dimensión de la crisis desatada por el asesinato de Laura Abonassar y decidió reunir a los tres poderes del Estado para buscar soluciones, una situación reservada por ley para crisis excepcionales.

    La convocatoria obligará a sentarse en torno a una misma mesa a los ministros de Seguridad (Alfredo Cornejo) y Gobierno (Sergio Marinelli), a los miembros de la Comisión Bicameral de Seguridad de la Legislatura, la autoridad máxima de la Inspección General de Seguridad y un representante del Poder Judicial. El gobernador pretende que asistan el presidente de la Corte, Jorge Nanclares, y el procurador Rodolfo González. El primer encuentro del Consejo Provincial de Seguridad se producirá el viernes, según estableció Cobos.

    “No me importa que lo titulen como crisis o comité. Hay una coyuntura grave y compleja y queremos dar una respuesta rápida y ejecutiva”, explicó el mandatario a la prensa respecto del armado de este organismo. Además, Cobos aclaró: “No diluimos nuestra responsabilidad (como gobierno) pero necesitamos el apoyo de los poderes Legislativo y Judicial”. También apostó a lograr un consenso general respecto de la seguridad y afirmó que pondrá paños fríos al enfrentamiento con el Poder Judicial para conseguir soluciones.

VIENE DE UN FRACASO. El Consejo Provincial de Seguridad fue citado por Cobos en el 2004, tiempo después del crimen de la maestra Claudia Oroná. En aquella oportunidad, el Gobierno tardó mucho más que ahora en ceder a la presión opositora para que se tomara la medida. La resistencia oficial habría resurgido ayer, cuando, al final de la reunión de gabinete ampliada, el senador justicialista Daniel Cassia tiró la propuesta sobre la mesa. Sin embargo, en esta oportunidad, Cobos reconoció de inmediato que están dadas las condiciones para reunir a los tres poderes por la inseguridad. Esto, a pesar de que fuentes de la reunión dijeron que el propio ministro Cornejo no estaba de acuerdo.

    Los antecedentes del primer llamado al Consejo de Seguridad en la era Cobos no son felices respecto de los resultados, ya que la serie de encuentros que coordinó el entonces ministro del área, Roberto Grillo, a fines del 2004, no derivaron en soluciones concretas para el problema de inseguridad. Por el contrario, el interés se fue diluyendo con el correr de las semanas y todo quedó en la nada. El broche fue la renuncia del propio ministro del área. Diferente fue la imagen que dejó el Consejo cuando fue convocado, en marzo del 2000, por Roberto Iglesias para sofocar el motín vendimial en la Penitenciaría provincial. Sin detenerse en la mala experiencia anterior, el gobernador Cobos confió ayer en que el nuevo llamado permitirá encontrar las soluciones de corto plazo para la ola de delitos y violencia.

    Este organismo contaría para el viernes con las leyes contra la inseguridad que aprobarán o impulsarán las cámaras de Senadores y de Diputados entre hoy y mañana. La idea de Cobos es que este paquete de normas y medidas urgentes se ensamble con las propuestas y medidas para el mediano y largo plazo que emanarán de otro organismo: el Consejo Asesor de Seguridad. Allí, el gobernador promete acoger las inquietudes de la ciudadanía, la cual, según aclaró, “no pide que renuncien ministros, sino que la clase política se junte y trabaje por la seguridad”.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.