access_time 19:36
|
27 de octubre de 2009
|
|

Retracción

Yo no sé si usted tiene la misma sensación, pero hay como una retracción en nosotros, la gente, como si tuviéramos miedo a algo, como si estuviéramos presintiendo que algo malo puede pasar y, entonces, no nos animamos a gastar, por ejemplo.

    Yo no sé si usted tiene la misma sensación, pero hay como una retracción en nosotros, la gente, como si tuviéramos miedo a algo, como si estuviéramos presintiendo que algo malo puede pasar y, entonces, no nos animamos a gastar, por ejemplo. Al contrario, nos cuidamos como de hacernos pichí, y vamos soltando la poca guita que tenemos como en gotitas. Y, claro, por un lado, algunos conflictos que en nuestro país todavía perduran, como el tema del campo, que por momentos parecer reavivarse.
    Después de tantos enfrentamientos, tantas declaraciones y cortes, marchas, manifestaciones y mi voto no es positivo, las partes siguen enfrentadas y las cosas, si bien están en menores, en cualquier momento pueden pasar a mayores. La inflación, que no cesa de inflarse, aunque los números del INDEC sigan diciendo que la inflación es un invento del periodismo. Pero, fundamentalmente, lo que incentiva los temores es la situación financiera internacional, porque la gente teme que sus repercusiones nos puedan afectar a nosotros, humildes sufrientes del poto del mundo. Y puede ser, cómo no.
    Si afecta a los grandes países, a los que habitualmente zafaban, y en esos países poderosos, aniquiladores, ya se notan efectos nocivos, como el corralito, la desocupación, el riesgo país, entonces ¿qué nos puede pasar a nosotros, pobres diablos que vivimos el día a día con incertidumbre y recelo? Bueno, en realidad, ¿qué nos puede pasar a nosotros que ya no nos haya pasado? Nuestras crisis han sido tan prolongadas que podemos decir, no sé si con satisfacción, que ya hemos probado de todo.
    Que estamos curtidos en todo. Sin embargo, la gente se guarda, y a los pocos pesitos que ha acumulado los quiere, pocos, pero los quiere, y entonces no hay jolgorio en las calles y en las noches y se restringen servicios superfluos y lo que era un taxi ahora es mejor vamos caminando y lo que era una salidita para comer afuera ahora es un asado para comer en el patio y lo que era ir a ver un buen espectáculo ahora es una película en DVD para cuarenta y ocho. La gente, nosotros, tenemos miedo de lo que pueda ocurrir. Es parajódico, pero los argentinos tenemos miedo de que al mundo le pase lo que siempre nos ha pasado a los argentinos.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.