access_time 00:52
|
12 de agosto de 2006
|
CONFLICTO EN ORIENTE MEDIO

Resolución de la ONU pide una tregua

El proyecto fue acordado por Estados Unidos y Francia. El Gobierno israelí habría dado el visto bueno. Pese a esto, ayer le dieron luz verde a una operación ampliada en Líbano.

    El proyecto de resolución acordado ayer por Estados Unidos y Francia pide un cese de las hostilidades y el despliegue de las fuerzas libanesas en el sur del País de los Cedros, paralelamente a la retirada de las tropas israelíes. El texto revisado, obtenido por Efe y que será votado por el Consejo de Seguridad, también delinea un plan político con elementos para buscar un alto el fuego permanente y una solución del conflicto a largo plazo.

    Concretamente, el texto insta al “cese completo de las hostilidades” y, en particular a que las milicias libanesas de Hezbolá detengan todos sus ataques y que Israel pongan fin a todas sus “operaciones militares ofensivas”. Una vez que se haya alcanzado el cese de hostilidades, se pide al Gobierno de Líbano y a la Fuerza Provisional de la ONU en el sur del país (FPNUL) que desplieguen conjuntamente sus fuerzas, al tiempo que se exige al Gobierno de Israel que, paralelamente, retire todos los efectivos de su ejército.

    Esto permitirá, según la resolución, que el Gobierno de Líbano amplíe su control a todo el territorio, como se establece en la resolución 1.559 y en los acuerdos de Taif, que pusieron fin a la guerra civil libanesa. En el texto se hace un llamamiento a las partes enfrentadas para que respeten la llamada Línea Azul marcada por la ONU cuando Israel se retiró del sur de Líbano en mayo del 2000. Asimismo, se reitera la necesidad de preservar la integridad territorial, la soberanía y la independencia política de Líbano, con sus fronteras reconocidas internacionalmente, como contempla el acuerdo de armisticio israelo- libanés de 1949.

   En la resolución franco-estadounidense también se exhorta a la comunidad internacional a que tome las medidas necesarias para asistir, en materia financiera y humanitaria, al pueblo de Líbano, concretamente, para que los 900.000 desplazados puedan regresar a sus casas y el Gobierno pueda reabrir sus puertos y aeropuertos. Entre los elementos y principios políticos que deben conducir a una tregua permanente se menciona que ninguna fuerza extrajera puede ser desplegada en territorio libanés sin el consentimiento del Gobierno de Beirut.

    También se estipula la prohibición de suministrar o adquirir cualquier tipo de armamento y municiones a Líbano, a excepción de las transacciones autorizadas por su Gobierno. Además, se pide que Israel proporcione a la ONU el mapa de zonas minadas en Líbano para que se puedan desactivar los explosivos.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.