access_time 12:34
|
28 de octubre de 2006
|
|
CAIDA DE LOS BANCOS

Rematan edificio República, un emblema de Moneta

La construcción pertenece al ex banquero. La base de la subasta será cercana a 150 millones de pesos. Con esto, el Banco Central intenta cobrar redescuentos otorgados al República

    Un verdadero emblema del poder que ostentó Raúl Moneta durante la década del 90 dejará de pertenecerle antes de fin de año, casi como una paradoja de estos tiempos. Si nada pasa antes en una Justicia muchas veces permeable a los aprietes y chicanas de los abogados del ex banquero menemista, el 5 de diciembre saldrá a remate el edificio República, un verdadero emblema del poder que derrochaba Moneta durante el menemismo.

    El edificio que se transformó en un verdadero ícono del bajo porteño, saldrá a remate en la Corporación de Rematadores con una base de poco menos de 150 millones de pesos, por orden judicial y por cuenta y orden del Banco Central de la República Argentina, que intenta cobrarle a Moneta, por todos los medios, los prestamos vía redescuentos que recibió su Banco República hasta que explosionara junto con el Banco de Mendoza.

    La entidad que comandó Martín Redrado, otro hombre que supo disfrutar de las bondades del menemismo pero que cambió a tiempo, es el principal acreedor del ex dueño de los bancos mendocinos y, esta vez, parece estar a punto de lograr su cometido. En agosto de este año había vencido el plazo para que Moneta cancelara sus deudas y evitará el remate, sin embargo, no fue ni una cosa ni la otra.

    El señor de los caballos no pagó y, mediante una argucia legal, cuestionó el monto establecido para el remate. Pero esta vez no encontró consenso en el juez Horacio Liberti, quien desestimó el reclamo de Moneta, mantuvo los valores de remate y fijó nueva fecha para el 5 de diciembre.

SÍMBOLO DE LUJO.
El inmueble, ubicado en Madero 1, fue diseñado y construido por el arquitecto más importante de Argentina, Cesar Pelli, y fue siempre un símbolo del lujo y la ostentación y un referente de Buenos Aires por su forma redonda y el gran cartel de publicidad de una telefónica que lo coronaba. Pero mientras se prepara el remate, como en todo lo que rodea Moneta, siempre aparecen cosas raras.

    Según cuenta la colega de Página 12 Susana Viau, después de que el BCRA se decidiera a pedir el remate para cobrar las deudas de Moneta,“un rumor comenzó a recorrer juzgados y oficinas del microcentro: una sociedad vinculada con una importante entidad financiera de plaza se habría interesado por la compra de dos créditos de la cartera cedida por Moneta al Central en 1999, como respaldo de la asistencia financiera recibida”.

    “En apariencia, la propuesta de adquisición de esas deudas no habría alcanzado a concretarse. La versión era detallada, verosímil y consignaba cuáles habrían sido los créditos seleccionados para su eventual adquisición: los correspondientes a Inversora Ancona y Candia Inversora”, cuenta la periodista. Ancona y Candia son dos empresas que también tienen una importante relación con Mendoza.

    Son dos inversoras que, en su momento, fueron creadas por la familia Pulenta y que Moneta, cuando se creía dueño de Mendoza, adquirió mediante un proceso que nunca quedó muy claro. Años atrás, cuando la Cámara de Diputados investigó las escandalosas operaciones de lavado de dinero de los 90,Ancona y Candia saltaron a la luz, ya que habían recibido del Banco República prestamos exactamente iguales.

    La sospecha siempre residió en que esas sumas se utilizaron para triangular la compra de deuda de Canal 9 de Buenos Aires, cuando Moneta intentó asociarse con su titular, Daniel Hadad, sociedad que nadie puede garantizar hoy que esté cien por cien terminada Viau asegura que el rumor que circuló en los últimos días señalaba que “La suma ofrecida para comprar estos dos créditos al fideicomiso que, por delegación del Central, administra los bienes del caído Banco República (23 millones de dólares), habría alcanzado para saldar la deuda con el Central y ascendería a una cifra llamativamente parecida a la que Hadad tuvo que devolverle a Moneta para dar un corte a la relación que los unía en los medios de comunicación”.

    Cabe recordar que el Comfer vetó la llegada del escribano al canal de Palermo, puesto que, ni Moneta ni su mujer habían presentado la documentación necesaria. Así las cosas, todo lo que rodea Moneta nunca es claro, pero, esta vez, parece que el que fuera un emblema de su poder dejará de pertenecerle.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.