access_time 07:56
|
22 de julio de 2006
|
ITALIA

Regularizarán situación de miles de inmigrantes

La mayoría de los beneficiaros son ciudadanos no europeos, quienes hace tiempo están instalados en Italia. Pero al no tener los papeles en regla, trabajan en negro y podían ser arrestados

          El Consejo de ministros italiano aprobó ayer la regularización de una nueva cuota de 350.000 trabajadores procedentes de países fuera de la Unión Europea, que en su mayor parte están ya en el país, y a los que se les concederá el permiso de residencia si tienen un trabajo.


       El ministro de Solidaridad Social, Paolo Ferrero, tras la reunión, explicó que así se compensa la diferencia entre las 520.000 peticiones presentadas el pasado marzo para lograr un permiso de residencia vinculado a un puesto de trabajo, y los 170.000 permisos concedidos por el Ejecutivo anterior. Ferrero indicó que la regularización beneficiará a inmigrantes que, en su mayor parte, “están ya en Italia y que la petición, presentada por un empresario, garantiza un empleo y un alojamiento”, por lo que no se trata de “ingresos indiscriminados”.


       De esta manera, se solucionará la situación de muchos inmigrantes que, aunque tienen un trabajo,“podían ser arrestados en cualquier momento por ser clandestinos”. La medida aprobada por el Gobierno debe pasar aún los trámites parlamentarios, por lo que el ministro calculó que podría ser efectiva a partir de septiembre.



PRESENTACIÓN.


       El anterior Gobierno abrió el pasado marzo un proceso de presentación de solicitudes por parte de los empresarios, para que los inmigrantes pudieran lograr un permiso de residencia vinculado a un puesto de trabajo, pero sólo 170.000 fueron admitidas. Ferrero indicó que esa situación “condenaba, al menos, a 350.000 personas a trabajar en negro, con la consecuente pérdida de ingresos para el Estado y el riesgo para estar personas de acabar en la cárcel como clandestinos”. Además, el Gobierno decidió dejar en suspenso el proceso para que los ciudadanos extranjeros devolvieran al Estado una ayuda de mil euros por recién nacido.



       El llamado “bono bebé” fue aprobado por el anterior Gobierno, que después de darlo especificó que los extranjeros no tenían derecho a esa ayuda y debían devolverla, lo que generó actos de generosidad de algunos padres que decidieron compartir la subvención con los no italianos. Esta decisión que tomó ayer el Consejo de Ministros salda una deuda con cientos de inmigrantes, quienes desde hace años solicitan al Gobierno posibilidades para regularizar su situación.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.