access_time 07:45
|
23 de marzo de 2020
|
|

Mendocinos ilustres

El regreso con gloria de la Selección a torneos oficiales, con Pancho Lombardo

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1584960049042Pancho%20Lombardo%201952.jpg

El mendocino Francisco Lombardo fue uno de los jugadores que participó en la Copa América de Chile 1955 con la Selección Argentina y obtuvo el título. Ese hecho marcó la vuelta del combinado argentino a las competencias oficiales después de una ausencia de casi 8 años.

La ausencia de la Selección argentina en las Copa América de fútbol de 1949 y de 1953 por diversas razones, más políticas que futbolísticas; y el Mundial de Brasil de 1950, se terminaría en 1955. Porque Argentina participó en la Copa América en Santiago de Chile y además la ganó, con el mendocino Francisco Lombardo jugando en gran nivel.

Según explicaba el periodista Ricardo Gorosito: "Terminaba 1947 y la selección argentina alcanzaba el escalón más alto en el podio de América. Con un fútbol arrollador, brillante y nombres que hicieron la historia grande, como Di Stéfano, Méndez, Moreno, Pontoni, Perucca, Sued, “Pipo” Rossi, entre otros, se adjudicó el Sudamericano (Copa América) de Guayaquil”.

El DT Guillermo Stábile sólo tenía el problema de decidir a quienes sacar, porque había tres o cuatro jugadores de primerísimo nivel para un mismo puesto.

Pero 1948 se produjo una huelga de jugadores profesionales que duró 6 meses luego de cumplirse la 25ª jornada del torneo. Fue la más larga en la historia de nuestro fútbol, que recién culminó seis meses después, en la segunda fecha de 1949. Muchos jugadores emigraron a Colombia y México.

Durante ese vacío futbolístico, se disputó en Brasil la Copa América de 1949 y Argentina decidió no participar argumentando no poder formar un equipo competitivo debido a la huelga.

La actitud argentina molestó a las autoridades brasileñas que en represalia impidieron a sus clubes jugar frente a los argentinos. La AFA también retiró la inscripción al mundial de 1950, para la eliminatoria, en la que debía enfrentar a Chile y Bolivia, grupo en el que clasificaban dos.

Así fue que la selección argentina estuvo más de dos años sin competir ni en amistosos en 1948 y 1949. Recién en marzo de 1950 jugó ante Paraguay. Fueron los únicos del año y ambos se jugaron en Buenos  Aires, donde la última presentación había sido ante Brasil por el Sudamericano Extra en febrero de 1946. Es decir que estuvo cuatro años sin jugar en casa.

Al año siguiente, regresó a Europa luego de 23 años. Al parecer, el presidente Perón, enterado de que la selección inglesa nunca había caído en Wembley ante un equipo no británico, propuso a su ministro de Hacienda, el Dr. Ramón Cereijo, a la vez presidente del Racing Club, que gestionara la realización de un partido en la catedral del fútbol.

El encuentro frente a Inglaterra se jugó el 9 de mayo y significó una derrota por 2 a 1. Posteriormente se despidió en Dublin venciendo a la débil Irlanda por 1 a 0. Eso fue todo en ese año.

A fines de 1952 volvió al viejo mundo jugando solamente dos partidos. Por primera vez se presentó en España, donde ganó 1 a 0 (debutó el mendocino Francisco Lombardo) y días más tarde en Lisboa derrotó a Portugal 3 a 1. Ese mismo año, se disputó en Santiago de Chile el primer torneo Panamericano Profesional y Argentina estuvo ausente y lo mismo ocurrió con la Copa América de 1953 realizada en Lima, donde triunfó Paraguay.

Tres partidos (en realidad dos y medio) jugó Argentina en 1953. El 14 de mayo recibió la visita de Inglaterra (una selección de Primera B), a quien venció 3 a 1 en cancha de River ante una multitud y tres días después la revancha, frente a la selección A inglesa quedó inconclusa por un intenso temporal que obligó a la suspensión del encuentro los 22’ del primer tiempo, con el marcador 0-0. En julio llegó por primera vez a nuestra tierra la selección española, que fue vencida 1 a 0.

Continuando con su desacertado aislamiento tampoco asistió al mundial de Suiza en 1954. Las razones nunca fueron aclaradas. En cambio disputó otros dos partidos en Europa. En Roma, cayó 2 a 0 frente a Italia y el Lisboa, le ganó 3 a 1 a Portugal.

Por fin, al iniciarse 1955, la AFA tomó la decisión de retornar al ruedo internacional. Y fue la Copa América de 1955 en Santiago de Chile la que marcó el retorno de Argentina.

DE VUELTA A LA COMPETENCIAS

Argentina volvía a asomar la cabeza en una competencia internacional y el campeonato Sudamericano (Copa América) del '55 se disputaría en Chile entre el 27 de febrero y el 30 de marzo. Otra vez hubo problemas con algunas federaciones como las de Brasil, Bolivia y Colombia que desistieron de participar.

Chile lo organizó por quinta vez desde su creación en 1916 y Argentina había sido el dominador de la competencia con 9 títulos, a pesar de las ausencias nombradas.

Decía una crónica: "Al igual que en los certámenes anteriores disputados en Santiago, se vio un fútbol excelente, armónico y con grandes artistas del balón, de los que nuestro continente ha dado siempre como una suerte de inagotable cantera".

Guillermo Stábile, que estuvo al frente del seleccionado durante 20 años, de 1940 a 1960 (con un breve lapso en 1959 sin dirigir), con un total de 127 partidos, es uno de los pocos técnicos en la historia que han dirigido más de 100 partidos internacionales.

Había sido el adiestrador de la Copa América con Argentina campeón en 1941, 1945, 1946 y 1947. Y repetiría en Chile 1955 y luego con la gloriosa formación de los Carasucias en Lima '57.

Para ir a la Copa en Chile llevó a un plantel compuesto por mayoría de jugadores de Independiente, Boca y River, entre los que estaba el mendocino Francisco Lombardo (Boca), y lo anecdótico es que puso a los volantes ofensivos y la delantera completa de los Rojos de Avellaneda: Rodolfo Micheli, Carlos Cecconato, Ricardo Bonelli, Ernesto Grillo y Osvaldo Cruz. También estaban en el plantel los delanteros: Angel Labruna (River), José Borrello (Boca) y Ernesto Cucchiaroni (Boca).

Argentina debutó con una goleada de 5 a 3 frente a Paraguay. Formó con: Julio Musimessi (Boca); Lombardo (Boca), Pedro Dellacha (Racing), Eliseo Mouriño (Boca), Federico Vairo (River); Ernesto Gutiérrez (Racing); Micheli, Cecconatto, Bonelli, Grillo y Cruz (Independiente).

En la 2ª fecha goleó a Ecuador 4 a 0 y luego empató 2 a 2 con Perú. En su cuarta presentación le ganó a Uruguay por 6 a 1, resultado histórico porque ese equipo uruguayo llegó con varios de los campeones mundiales del '50. El delantero de River, Ángel Labruna convirtió 3 goles.

LA FINAL Y LOS 7 MUERTOS

En la final debió enfrentar al equipo local, que tenía la misma cantidad de puntos. Fue triunfo argentino 1 a 0, con gol de Micheli, que sería el goleador del torneo con 8 tantos. Argentina formó así: Musimessi; Lombardo, Dellacha, Vairo, Arnaldo Balay (era de Racing); Gutiérrez, Micheli (luego entró Santiago Vernazza-River-), Cecconato, Borello; Labruna y Cucchiaroni.

El caos se desató antes del encuentro la tarde del 30 de marzo de 1955. Una suma de malas decisiones, como vender ese mismo día las entradas para 65 mil personas, terminó con una avalancha humana intentando entrar. El resultado fue de siete personas muertas y más de 500 heridos tuvieron que ser atendidos en centros asistenciales.

El partido se jugó y Argentina volvería a lo más alto con el 1 a 0 y Pancho Lombardo ganaría su primera medalla en una Copa América de las dos que tiene en su vitrina. La otra la sumó en 1959.

86 AÑOS

Francisco Lombardo nació el 25 de junio de 1925 y falleció a los 86, el 24 de mayo de 2012 a los 86 años. Se inició en Atlético Argentino y pasó a Newell’s Old Boys en 1947 en donde estuvo hasta 1951 (107 partidos, 1 gol).

Luego pasó a Boca Juniors para debutar el 6 de abril de 1952. Jugó entre oficiales y amistosos un total de 282 partidos en los Xeneizes, hasta el 31 de julio de 1960. Fue campeón en 1954 y formó una línea defensiva memorable y que identificó a Boca durante mucho tiempo: Lombardo, Mouriño y Pescia.

En 1961 firmó para River Plate en donde estuvo sólo 9 partidos y decidió volver a Mendoza para incorporarse a Independiente Rivadavia en 1962 para consagrarse campeón de la Liga Mendocina. En 1964 decidió su retiro.

En la Selección Argentina jugó 37 partidos, incluidas cuatro Copa América: Chile 1955 (fue campeón, Uruguay 1956-Extra-, Argentina 1959 (fue campeón) y Ecuador 1959-Extra-) y un Mundial (Suecia 1958).

Debutó frente a España, en Madrid, el 7/12/1952 en el triunfo 1 a 0. Y su último partido con el seleccionado fue el 9/12/1959, el Sudamericano extra de Guayaquil (Ecuador), en la victoria 4-2 frente a Paraguay.

Para Don Pancho le quedó el honor de ser el mendocino que mayor cantidad de partidos disputó con el seleccionado nacional. Gloria histórica mendocina.

TEMAS:

Deportes

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.