access_time 19:42
|
25 de septiembre de 2009
|
|
CUMBRE MUNDIAL

Reformas declamativas en el G-20

La solicitud de modificar reglas financieras quedará relegada por la crisis

PITTSBURGH, EEUU (EFE). Los líderes del G-20 iniciaron ayer, con una cena de trabajo, su tercera cumbre, en la que se esperan declaraciones de intenciones sobre futuras reformas, pero pocos compromisos concretos para llevarlas a cabo. El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, y los presidentes de México, Felipe Calderón, y de Argentina, Cristina Fernández, propondrán al G-20 la recapitalización del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), como se ha hecho con otras instituciones financieras.

    Según informaron fuentes oficiales, esta fue una de las principales conclusiones de la cita que mantuvieron ayer los tres dirigentes en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, donde se reunieron para coordinar sus posiciones en la cumbre del G-20 que comenzó ayer a la tarde en Pittsburgh. Según un borrador de la declaración final, los dirigentes de los 19 países representados, más la Unión Europea (UE), no harán referencia a la retirada de los planes de estímulo, sino que se comprometerán hoy a “continuar respaldando la actividad económica hasta que la recuperación se afiance claramente”.

    Aun así, pedirán que se establezca, en cooperación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), “un proceso transparente y creíble para retirar el apoyo fiscal y monetario extraordinario, y el respaldo al sistema financiero”. Fijar ahora un plazo determinado para eliminar los planes de estímulo, dicen los expertos, provocaría un desplome de los mercados, ante la constancia de que los millones de dólares que diariamente se inyectan en la economía tienen los días contados.

    El borrador también habla de la conveniencia de que las remuneraciones de la alta dirección de los bancos se vincule a objetivos a largo plazo, pero sin fijar un tope específico, como había insistido en particular el presidente francés, Nicolas Sarkozy, con la oposición de EEUU. El texto pide que se llegue a un acuerdo internacional sobre este punto antes de fin de año. Otro de los temas en discusión que recogerá la declaración final es la necesidad de que los bancos se doten de mayores recursos de capital, con objeto de ganar solidez y evitar crisis como la que han sufrido en el último año, como defendía Estados Unidos.

    No obstante, cómo hará cada país para obligar a sus entidades a dotarse de más recursos propios es algo en lo que no entra el G-20, que se mueve en su declaración más por el terreno de las intenciones que de las medidas concretas, como ha ocurrido en las dos citas anteriores. De hecho, el tema de las remuneraciones de los banqueros formó ya parte de la declaración final de la cumbre celebrada en Londres en abril, sin que se haya prosperado en este aspecto desde entonces. El único punto concreto que ha podido avanzar es el reclamo de los países emergentes, como Brasil, China, Rusia e India, que pedían un mayor poder de voto en el Fondo Monetario Internacional.

    Aunque estos Estados pedían 7 por ciento, el borrador contempla que los países ricos transfieran “por lo menos” 5 por ciento de su voto en el FMI a las naciones en desarrollo “dinámicas”. Los mandatarios del G-20 han comenzado ya a llegar a esta ciudad del este de EEUU, de pasado industrial, pero volcada hoy a las nuevas tecnologías. La mayor parte viene de las Naciones Unidas, en Nueva York, tras participar en el debate de la Asamblea General. La cumbre arrancó ayer, con una cena de trabajo en el Jardín Botánico y Conservatorio Phipps, en la tecnológica ciudad de Pittsburgh.

TEMAS:

Varios

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.