access_time 09:05
|
28 de agosto de 2020
|
|
Congreso

El largo camino que la reforma judicial enfrentará en Diputados

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/158881414311406-05-2020_c261feb335153f45ced116b00453b828.jpg

Tras lograr la media sanción en el Senado, la iniciativa debe enfrentar un nuevo escenario en la Cámara Baja, donde entrarán en juego las habilidades de los dirigentes del Frente de Todos para lograr el consenso.

El Senado de la Nación le dio media sanción al proyecto de la Reforma Judicial enviado por el presidente Alberto Fernández. El próximo paso será el debate en Diputados donde entrarán en juego las habilidades del presidente de la Cámara Sergio Massa.

Tras varias horas de debate, pasada la medianoche, el proyecto del oficialismo logró el visto bueno del Senado con holgura: 40 votos a favor y 26 en contra.

Sin embargo, ahora el verdadero desafío será el debate en Diputados. Ahí entrará en juego la muñeca del presidente de la Cámara, Sergio Massa y del presidente del bloque oficialista, Máximo Kirchner.

Por lo bajo, esta dupla negocia acuerdos con el peronismo disidente cuando las negociaciones se tensan por falta de consenso.

Juntos por el Cambio no acompañará el proyecto tal cual fue aprobado en el Senado, tampoco lo hará el interbloque Federal ni la Izquierda. Por su parte, en el interbloque que lidera José Luis Ramón hay dos legisladores que no votarán la iniciativa.

Ante este escenario, reunir los votos necesarios para sancionar la norma será una tarea complicada para Massa y Kirchner.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados busca dilatar el proyecto y estirar las negociaciones mientras el documento se discute en las comisiones.

“Va a llevar mucho tiempo. No es un problema de correr o no correr, es un problema de cómo trabaja cada Cámara con realidades distintas”, sostuvo recientemente en público. Esto se debe a que los números son más ajustados y deberán negociar hasta el quórum.

Este es el primer escollo que deberá enfrentar el oficialismo. Si bien son 119 legisladores, uno de ellos, José Ignacio De Mendiguren, está de licencia. Pero, en caso de que sea necesario, le pedirán que vuelva, aunque esto suponga una jugada desprolija.

Sin De Mendiguren, el oficialismo tiene 118 bancas y necesita 11 más para habilitar la sesión. Usualmente esos votos los obtienen con el acompañamiento del interbloque Unidad Federal, de la Izquierda y algunos mono bloque. Aunque en esta oportunidad la situación será diferente porque muchos de estos “apoyos” no están dispuestos a bajar al recinto para el quórum.

En caso de que logren negociar el quórum, el paso siguiente será buscar el acuerdo de un sector de la oposición para aprobar la ley, donde necesitarían la mitad más uno. Aquí el escenario es aún más difícil porque la única posibilidad para lograr la aprobación es negociar modificaciones y buscar consenso.

Esto dilataría la aprobación del consenso y permitiría patearlo para más adelante. Los opositores entienden que el proyecto salió del Senado sin consenso y que la Reforma Judicial no es un trámite que se saca rápido.

Así, los más negociadores consideran que el mejor camino que puede seguir el Gobierno es estirar la negociación, debatirla en profundidad y tratarlo hacia fin de año, tras recorrer un camino que permita consensuar algunas modificaciones.

Este es el camino que debería recorrer el oficialismo dentro de Diputados, bajar el discurso de que no quieren apurar el tratamiento, que el proyecto debe debatirse con tranquilidad en comisiones y lograr los acuerdos parlamentarios. Esta señal podría permitirles llevar adelante la iniciativa presidencial.

Fuente: Infobae

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.