access_time 11:39
|
29 de enero de 2019
|
Para tener en cuenta

Recomendaciones para prevenir un golpe de calor

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1540316024821Fenomeno%20Ni%C3%B1o%20-%20calor.jpg

Mendoza es la única provincia del país que está en alerta roja, es decir, la temperatura máxima podría llegar a los 36º pero la sensación térmica marcará los 43º. Frente a esta situación se recomienda hidratarse y evitar la exposición al sol.

El calor no da tregua en Mendoza. Este martes, la temperatura máxima ascenderá a los 37º pero la sensación térmica será de 43º. Ante esto se deben tomar los recaudos necesarios para evitar ser víctima de un golpe de calor.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió este martes alerta roja para la zona este de Mendoza. Esto significa que el efecto del calor es alto y puede afectar a todas las personas saludables.

De acuerdo a los datos aportados por el Servicio Meteorológico Nacional las condiciones permanecerán durante toda la semana, es decir, las mínimas y máximas continuarán siendo elevadas, por lo que las recomendaciones son hidratarse constantemente y evitar la exposición al sol, sobre todo, de 11 a 17.

¿Qué es un golpe de calor?

Se lo considera al aumento de la temperatura del cuerpo debido a una exposición prolongada al sol o por realizar actividades o ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación.

Esto pueden provocar que el cuerpo pierda agua y sales esenciales para su buen funcionamiento e impide que pueda regular su temperatura por los mecanismos habituales, como la sudoración, por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal.

Algunos de los síntomas que pueden presentarse en quienes padecen este tipo de acontecimientos son: sed intensa y sequedad en la boca, temperatura corporal mayor a 39º, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, agotamiento, cansancio o debilidad, mareos o desmayo, vértigo, calambres musculares, agitación, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, entre otros.

¿Cómo prevenirlo?

Durante los días en los que las temperaturas ascienden los 30°, es necesario: 

-Protegerse del sol poniéndose un sombrero o usando una sombrilla.

-Usar cremas de protección solar (SPF en inglés), factor 15 o más.

-Tomar bastante agua antes de comenzar cualquier actividad al aire libre. Tomar agua adicional todo el día.

-Evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes.

-Evitar comidas muy abundantes; ingerir verduras y frutas.

-Programar las actividades vigorosas al aire libre para horas no tan calurosas; como antes de las 10 o después de las 18.

-Evitar actos públicos o juegos en espacios cerrados sin ventilación.

-Usar ropa suelta.

-Consumir alimentos frescos. 

¿Quiénes son los más vulnerables?

Los ancianos y quienes trabajan en ambientes calurosos y húmedos tienen mayor riesgo de sufrir un golpe de calor, que debe ser tratado inmediatamente.

En estos casos, la temperatura corporal se eleva por encima de los 40 grados, el pulso se vuelve fuerte y rápido, se producen cambios en el estado de conciencia (somnolencia), la sudoración cesa y la piel se observa seca, caliente y enrojecida.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.