access_time 17:30
|
13 de octubre de 2009
|
|
CAMPO PAPA

Reclaman la entrega de la escuela Pirovano

La Comuna godoicruceña pide que se utilicen tres aulas nuevas, pero desde la DGE aseguran que el edificio todavía no es seguro.

Desde hace cuatro años y medio que se viene trabajando para mejorar la calidad edilicia de la escuela 2-023 Doctor Ignacio Pirovano, en el Campo Papa, Godoy Cruz. Ya están listas tres aulas, dos baños acondicionados para discapacitados, una oficina para las autoridades y una galería. La Municipalidad reclama la utilización de ese espacio pero desde la DGE niegan la habilitación hasta que no esté terminada. Por medio del Programa de Mejoramiento Barrial (Promeba), que tiene como lema “Cambiar la calidad de vida de la población por medio de la inclusión urbana y social de los hogares de los segmentos más pobres”, se realizó la primera etapa de la remodelación del establecimiento, que en el 2005 sufrió daños en sus instalaciones, producidos por vándalos desconocidos.


TAREA COMUNITARIA. Tadeo García Salazar, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Godoy Cruz, afirmó que ya hay un sector del edificio que se puede utilizar, por lo que piden desde la Comuna que este se ocupe. Además, contó que vienen trabajando con la intención de terminar la obra y que ellos cumplieron con concluir la primera etapa. García Salazar informó que el intendente Alfredo Cornejo ha solicitado varias veces que la DGE “aproveche” la escuela pero no ha obtenido respuesta positiva. “Les pedimos a la DGE y a Jaque, pero no obtuvimos resultados positivos”, afirmó el funcionario.



SEGUNDA ETAPA. Roberto Paccini, subsecretario de Infraestructura, informó que la DGE ya presentó el proyecto para la segunda etapa y agregó que, paralelamente, se inició la gestión administrativa, por lo que garantizó que en 30 días el procedimiento estará aprobado. Luego, el próximo paso será llamar a licitación para que una empresa ejecute la obra, que estará lista, según el funcionario público, en ocho o diez meses. Además, explicó que por ahora no es conveniente que se use la escuela, porque falta el cierre perimetral, hay desniveles y el tema del agua aún no está solucionado. “Ya lo hablamos con la Municipalidad y lo terminado no alcanza”, dijo Paccini.


     El trámite para la segunda etapa de la obra está en Buenos Aires esperando su aprobación, y en este se incluye la construcción de cuatro aulas y un salón de usos múltiples. La directora de la institución, Adriana Agüero, explicó que en total tienen que ser siete las aulas terminadas, más el cierre perimetral. “La DGE nos dijo que todavía falta para que esté en condiciones de ser reutilizada. Roberto Paccini dio su palabra pero nunca habló personalmente conmigo”, manifestó Agüero.


 INSEGURIDAD. Por otro lado, el tema de la inseguridad que viven los docentes es un problema que llevó en un momento a solicitar el traslado de la escuela a otro lugar, pero el Municipio se negó porque considera que el establecimiento es muy importante para la tarea comunitaria que se realiza en la zona. “Sé que 90 por ciento de los docentes se irán cuando nos entreguen la escuela, pero no puedo exigir cambiarnos de lugar porque no están dadas las condiciones en la provincia”, relató la directora, y agregó que “es resignación, porque no queda otra y los maestros se marcharán, seguro pedirán el traslado”.


    En el Campo Papa hay 10 personas del Municipio, desde trabajadores sociales hasta encargados de construcción, que realizan obras de apoyo a los habitantes del barrio, como los módulos habitacionales. Por eso, García Salazar pidió que cedan el espacio para que funcione un jardín maternal. “El rol del Estado es estar con más presencia en lugares donde nos necesitan. Es una pena, un despropósito que esté así abandonada”, concluyó el funcionario.


UNA ESCUELA CON HISTORIA. La creación de la escuela se remonta a 1973, cuando comenzó a funcionar en una precaria vivienda de la calle Chapadmalal del Campo Papa, y los vecinos de a poco fueron acondicionándola. La institución alberga a 90 chicos con discapacidad mental provenientes de esa zona de Godoy Cruz, considerada como de alto riesgo social. La escuela Pirovano empezó su labor catalogada como escuela rancho, con cierre perimetral de alambre, aulas con paredes de aluminio y tergopol o de madera y sanitarios con divisiones y techos de chapa. Según los docentes de la institución, de esta manera funcionó por más de treinta años.


     En el 2005, vándalos robaron y destrozaron gran parte del establecimiento, ocasionando que la escuela Pirovano no pudiera iniciar las clases, y la solución provisoria que se les dio desde Infraestructura Escolar por aquel entonces fue dividir al grupo escolar para que alumnos y docentes del turno mañana fueran albergados en un sector de la Escuela Hogar Eva Perón y los del turno tarde trabajaran en las instalaciones del jardín maternal Multicolores.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.