access_time 08:25
|
5 de diciembre de 2019
|
|

Ecología

Reciclaje: 9 de cada 10 mendocinos quieren que sea obligatorio

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1575478609832Puntos%20Verdes%20(2).jpg

Una encuesta reveló un interés especial en Cuyo por este proceso, aunque desde el Gobierno señalaron que las respuestas no coinciden con los hechos: los basureros se utilizan de forma incorrecta o son ignorados.

Un estudio sobre los hábitos de los argentinos arrojó que 93% de la población está de acuerdo con que el reciclaje sea obligatorio. Además, Cuyo representa el sector con principal interés en este tema, siendo también la región donde más se recicla en el hogar (el 49% frente al 40% del promedio nacional).

Además, el 66% también considera que las marcas tienen responsabilidad en este tema. En total, se realizaron 2.077 casos en todo el país, con un público de entre 18 y 65 años, y la región cuyana representa el 8% de la base encuestada. Entre esos datos, resalta una alta presencia de millennials y centennials, quienes estadísticamente le otorgan más importancia que sus predecesores a los temas ecológicos.

De acuerdo con la encuesta, el principal motivo señalado para no reciclar es la falta de políticas públicas permanentes en materia de gestión de los residuos y de infraestructura para su separación y reciclado: la población cuestiona para qué hacerlo si luego la basura llega mezclada a los centros de recolección.

A su vez, desde la Secretaria de Ambiente y Ordenamiento Territorial señalaron que hay una contradicción visible entre lo que se afirma y lo que se practica. "La voluntad de la gente está, pero cuando les ponés puntos verdes para que tiren una botella y tiran cualquier cosa, como vidrios, orgánicos o papel, se ve que la estadística no se verifica con la realidad", apuntó Miriam Skalany, directora de Protección Ambiental.

El problema de la obligatoriedad

El estudio de opinión realizado por Opinaia y solicitado por Ecoplas -una asociación civil sin fines de lucro, especializada en plásticos y el medioambiente- informa que para el 95% de los argentinos sería útil que en las escuelas haya capacitaciones obligatorias y periódicas. En esa misma línea, el 93% opina que debería ser obligatorio separar y/o reciclar los residuos

Sin embargo, Skalany indicó que las iniciativas en la mayoría de las ciudades del mundo para aumentar el reciclaje se enfocan en una decisión voluntaria, ya que al ser un tema que ocurre en la índelo privada, es más efectivo incentivar que obligar. "Es difícil establecer reglas porque depende de muchas condiciones. En Noruega, por ejemplo, hay una ciudad donde el vaso de yogur se tira separando la tapita, la etiqueta y el envase porque todo es diferente", apuntó.

Al mismo tiempo, existen otros sitios donde se incentiva a reciclar a través de recompensas, como en España, donde algunas ciudades tienen puntos para llevar las botellas plásticas y a cambio otorga beneficios económicos. "También pasa en los supermercados, donde hacen campañas de concientización y te regalan una bolsa de tela", agregó la directora.

Respecto al compromiso a nivel local, Skalany reconoció un crecimiento por parte de la población joven, a pesar de los malos hábitos que todavía mantiene la sociedad. En la encuesta, el 48% de los que respondieron fueron Millenials (entre18 y 35); 29% Generación X (entre 36 y 50) y 23% Boomers (+de 50).

"Hay siglos de diferencia entre lo que se hacía y lo que se está empezando a hacer. Esta es la primera generación que toma conciencia del cuidado del planeta y sabe que si tira un sorbete en la vereda, termina en la acequia, después va al canal de riego y yendo más allá, termina en el mar", explicó.

El Gobierno y los ciudadanos

Uno de los casos de reciclaje que han trascendido en la provincia, llegando incluso hasta la ONU, es el de Junín. En este departamento se recicla el 70% del plástico que se arroja a la basura, según explicó desde el municipio el director de este programa, Daniel Azcurra.

El programa cuenta con dos puntos clave: sus 80 puntos de recolección y la planta procesadora donde se procesa este material para fabricar desde tapas para enchufes hasta casas. "Hicimos transferencia de tecnología con el CONICET y logramos elaborar un ladrillo plástico que consiguió certificación del Instituto Nacional de la Vivienda", explicó Azcurra.

Con esta iniciativa, el municipio logra reciclar casi 50 toneladas de plástico, gracias a la separación que hacen los vecinos y la infraestructura de la comuna. Este último aspecto, para la mayoría de los argentinos, es la principal clave: 9 de cada 10 de los entrevistados (91%), considera que el Gobierno es el principal actor institucional responsable de lograr mayores prácticas ligadas a la temática, seguido por las marcas, con el 66%.

Además, entre los motivos para no reciclar, el 42% asegura que se debe a que no existe infraestructura para hacerlo. En este punto, Skalany reconoció que el sistema de recolección actual no diferencia los residuos, sino que todos van a parar al mismo lugar, haciendo más difícil la tarea de quienes clasifican la basura.

"Los camiones tiran todo en un playón, la recoleción diferenciada es una de las cosas que no se hace actualmente, pero donde se busca avanzar con el proyecto de GIRSU", apuntó la directora. "Eso incluiría la proliferación de puntos verdes, para acercar el material reciclable, y la recolección diferenciada hasta la planta de separación", explicó.

Como recomendación para quienes buscan colaborar con el reciclaje, Skalany recomendó dividir los residuos en secos y húmedos. La diferencia es que estos últimos son orgánicos y se descomponen, mientras que el resto no lo hace y conforma el 80% del volumen de basura que genera la provincia.

"Eso se puede recuperar. No se descompone, no larga olores ni atrae moscas. Tampoco se complica con tener tres bolsas de diferentes colores. Simplemente es material seco que puede llegar de forma directa hasta su tratamiento y disposición final", remarcó la funcionaria.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.