access_time 16:50
|
3 de agosto de 2006
|
ANTE LA CREACIÓN DEL NUEVO BANCO PROVINCIAL

Rechazo y temor en el Banco Nación

Empleados de esa entidad se mostraron preocupados y temen que el nuevo banco traiga despidos y traslados. ?El fin de Cobos es usar la plata para ser vicepresidente?, dijeron

          Cuando el 9 de abril de 1999, a las 7.30, Graciela ingresó al Banco Mendoza, en una jornada más de trabajo en el sector de cuentas oficiales, se desayunó con que las puertas se habían cerrado para todos los mendocinos. Se abrió en ella una incertidumbre muy grande, ya que su futuro laboral ya estaba perdido, sobre todo, porque vivió en carne propia, desde 1983, lo que significó todo el proceso de muerte de los ex bancos oficiales (de Mendoza y Previsión Social).


      Sin embargo, su ansiedad, tristeza y desazón se apaciguó cuando, a los 10 días, logró ser parte del Banco Nación, que le puso el pecho a la dramática situación financiera haciéndose cargo de más de 1.200 empleados que habían quedado en la calle tras la caída definitiva del Mendoza, en manos de Raúl Moneta. Por eso, en medio del rimbombante anuncio oficial de la creación de un nuevo banco provincial, Graciela, junto a un grupo de empleados del Nación, salió a mostrar rechazo, temor y preocupación ante la iniciativa del gobernador Julio Cobos, que avanza sin dudar en la creación de la nueva entidad.


       Otras decenas de empleados se mostraron preocupados pero, cuando El Sol los consultó, prefirieron no opinar al respecto, “porque hay mucho miedo”.


TEMOR EN PUERTA.


         La realidad es que, hoy, más del 70% de los empleados del Nación perteneció a los ex bancos oficiales y temen que la puesta en marcha de un nuevo banco local signifique repetir la misma historia de endeudamiento y pérdidas “para todos los mendocinos”, así como el despido y el traslado a otras sucursales provinciales y nacionales, sobre todo porque aseguran que la cartera local de clientes del Nación pasará, en su gran mayoría, a manos de la nueva entidad oficial. “Al ser agentes financieros del Gobierno local, tenemos muchas dudas y preocupación, pero preferimos no opinar”, señaló un empleado e integrante de la Bancaria que decidió mantenerse en el anonimato, mientras el gerente de la entidad asentía con la cabeza.


 FIN POLÍTICO.


       Sin embargo, hubo otro grupo que optó por no callar y sí decir lo que siente. “Vivimos sometidos al estrés y a la presión de no saber qué hacer de nuestras vidas.No queremos sufrir otra vez. ¿Para qué otro banco?”, se preguntó Carolina, quien está convencida, al igual que sus compañeros, de que esta iniciativa oficial tiene un fin político. “Lo que busca Cobos es usar la plata en la campaña para vicepresidente. Para qué quieren un banco provincial si acá los mendocinos ya tienen lo que necesitan”, expresó Laura.


      “Esto del banco es una locura, me opongo rotundamente y me da mucho miedo, porque va a ser un nuevo drama para todos los mendocinos”, señaló Emilio, otro empleado. “Me siento con la camiseta del Banco Nación, porque salió a rescatarnos, y no hay que olvidar esto. Hoy, la provincia está bien atendida y no necesita un banco local.Mi temor es que achiquen el personal pero, sobre todo, que se repita la historia que todos conocemos, en perjuicio, una vez más, de los mendocinos”, concluyó Graciela.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.