access_time 07:15
|
8 de junio de 2017
|
Salud

Radiografía de la delicada situación del PAMI en Mendoza

<p>Las prestaciones de las cl&iacute;nicas y la entrega de medicamentos preocupan a los afiliados. El titular de la obra social en la provincia ofreci&oacute; detalles sobre los diferentes servicios.</p>

Desde hace años se volvieron una constante las quejas hacia el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, más conocido como PAMI –Programa de Asistencia Médica Integral–, por las prestaciones y los retrasos en las entregas de medicamentos, sillas de ruedas y elementos ortopédicos

En estos días, 25 mil afiliados locales –de un total de 225 mil mendocinos que poseen esta obra social- están en estado de alerta ya que a fines de junio dejarán de ser atendidos por reconocidas clínicas en Mendoza.

Mientras que otros tantos están en jaque desde que el PAMI quitó la cobertura del 100% en los remedios a 76 mil asociados locales. Lo que motivó que la Federación de Centros de Jubilados, Pensionados y Tercera Edad de la zona Este presentara un amparo en la Justicia Federal el 5 de abril (Expediente 12.599).

Pero para entender la situación en la que se encuentran los jubilados afiliados a PAMI en Mendoza hay que desmembrar las diferentes problemáticas que han ido surgiendo en esta primera mitad del año.

Con respecto al otorgamiento de sillas de ruedas, colchones antiescaras y material ortopédico, el médico Carlos Valcarcel, titular de la obra social en la provincia, explicó que se ha cambiado la modalidad de otorgamiento: las solicitudes se cargan en un sistema informático y se procesan en Buenos Aires. Desde la sede nacional se le envía por correo postal al domicilio del solicitante lo que pidió en un término de 20 días hábiles. “Hasta hace unos 15 días teníamos un retraso en el pago a los proveedores, pero esta semana se regularizo y las entregas se están haciendo en tiempo y forma”, confió el funcionario.

Carlos Valcarcel, titular del PAMI en la provincia.

Según Julio Ortíz, de la Federación de Jubilados del Este, la situación no es tal como la cuenta Valcarcel: “Faltan andadores, sillas de ruedas, hay atrasos en los remedios oncológicos y diabéticos. El martes nos recibieron en la Comisión de Derechos y Garantías de la Legislatura ya que venimos reclamando por este tema y pidiendo el reintegro de los medicamentos en su totalidad. Nos están vaciando el PAMI y necesitamos que se acciones los mecanismos para que se sigan respetando nuestros derechos”, aseveró el jubilado.

Valcarcel dijo que no pretende polemizar con los integrantes de esta Federación por los medios de comunicación y explicó que la quita del subsidio al 100% a algunos afiliados se realizó a través de la resolución 005/17 que entró en vigencia en enero y la que cumple al pie de la letra un antiguo dictamen del PAMI (resolución de subsidio social 337/05).

Hay 15 mil jubilados mendocinos que reciben los medicamentos al 100%

En nuestra provincia se entregaban medicamentos al 100% a más de 100 mil afiliados. Cuando salió la resolución unos 40 mil directamente no se presentaron. Unos 30 mil no cumplían los requisitos para que se les otorgara mientras que a unos 15 mil se los dimos porque sus condiciones económicas y sociales evidenciaban que lo necesitaba. Y aproximadamente unos 15 iniciaron expedientes de excepción de los que calculamos serán cerca de 9 mil los que recibirán este beneficio”, explicó el titular de la sede provincial.

Y agregó que el subsidio se redujo a un 10% de los afiliados: “La situación era preocupante porque se le entregaba medicamentos a cualquiera y teníamos casos en el que a un afiliado se le ponían dos remedios para la misma patología, por ejemplo. Lo que ocurría con esas personas es que sacaban para sus familiares. Mientras que teníamos personas con varias propiedades o dueños de edificios que también gozaban de este subsidio y esto no podía seguir así”.

Leer también: Se rescindió el contrato entre el PAMI y los laboratorios

¿Qué pasó con las clínicas?

Este martes, el senador provincial del FPV-PJ, Gustavo Arenas, pidió citar en el Senado a Valcarcel, la ministra de Salud, Claudia Najul y los directivos de las clínicas Santa Isabel de Hungría y la Sociedad Española de Socorros Mutuos para explicaran en profundidad por qué se suspendían los contratos de prestaciones. Sin embargo, el Frente Cambia Mendoza votó en contra de este pedido.

 “Vamos a volver a presentar el proyecto el próximo martes porque necesitamos conocer las causas por las que dejan en una grave situación de desatención a nuestros jubilados”, dijo Arenas y señaló que la ministra debe inmiscuirse en este tema ya que “cuando asumió Cornejo señaló que había que atender el sistema de salud como un servicio integrado y yo estoy de acuerdo con ello”.

 

El delegado local aseguró que la confusión surgió ya que desde una de las clínicas comenzaron a llamar a los afiliados para informarles que no recibían PAMI. Sin embargo, el convenio está vigente hasta el 30 de este mes. Para entonces, desde la obra social aseguraron que ya tendrán asignados otros prestadores para los 3.700 que asistían la Santa Isabel y las 21.700 de la Sociedad Española. “Este miércoles tendremos una reunión al respecto, pero creemos que la metodología que emplearemos será dejar que cada uno de estos asociados elija que prestador quiere. Mientras tanto las cirugías programadas en el Santa Isabel las tienen que hacer”.

Las clínicas tienen que seguir atendiendo por contrato hasta el 30 de junio. Luego se les asignará otros prestadores.

Según el directivo, la clínica Santa Isabel  decidió no continuar prestando servicio porque no les convenía económicamente. Mientras que la suspensión del convenio de la Sociedad Española fue por decisión de la obra social ya que “no está capacitada ni asistencialmente ni administrativamente ni ediliciamente, que es lo más grave, para atender a nuestros afiliados ni a ningún mendocinos”, señaló el médico cardiólogo.

Al respecto, desde el Ministerio de Salud manifestaron que personal del área de Habilitación volverá a inspeccionar ese nosocomio para corroborar lo que dicen desde el PAMI. “El año pasado, en una de las inspecciones se les solicitó determinada modificaciones. Veremos si la hicieron y si no han cumplido se aplicarán las sanciones correspondientes”, indicaron.

Mientras que desde Nación se decidió darle de baja a la clínica oftalmológica Ojos Caimarí  ya que según comentaron “estaban dando un poquito más de prestaciones de las que el estándar permitía”, confiaron.

José Luis Ramón, integrante de la ONG Protectora, aconsejó demandar al PAMI: "Nos da mucha vergüenza lo que está ocurriendo con los jubilados. Se está privando de las prestaciones médicas que el PAMI por ley tiene que brindar a cada una de las personas que aportó durante toda su vida laboral los medicamentos y prestaciones en determinadas clínicas para sus patologías”, dijo a Canal 9 Televida.

"El consejo que damos desde Protectora es que demanden al PAMI y sus funcionarios que de esta manera poco digna están atendiendo a nuestros abuelos. Cuando se trata de medicamentos o de una clínica que le niega la prestación al jubilado hay que demandar al PAMI. No tengan temor la Justicia Federal está acompañando los reclamos. En este caso es necesario que esos reclamos se efectúen de manera individual porque cada jubilado tiene una situación particular", concluyó.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.