access_time 16:15
|
23 de agosto de 2006
|
TIERRAS DE CRISTO REY

Radicales dan la espalda a puesteros

La realidad de más de 30 familias de puesteros humildes que habitan las zonas aledañas al Cristo Rey, en Tupungato, y que serían desalojados el 30 de agosto, parece no movilizar a los senadores radicales, quienes ayer decidieron no aprobar un proyecto de ley que le otorga a estos pobladores 50 hectáreas, de las 2.050 que se expropiaron y que hoy componen todo el predio religioso.

    La realidad de más de 30 familias de puesteros humildes que habitan las zonas aledañas al Cristo Rey, en Tupungato, y que serían desalojados el 30 de agosto, parece no movilizar a los senadores radicales, quienes ayer decidieron no aprobar un proyecto de ley que le otorga a estos pobladores 50 hectáreas, de las 2.050 que se expropiaron y que hoy componen todo el predio religioso. Ya se ha especulado que la postura oficialista respondería a un interés turístico e inmobiliario en la zona.

    Pero, sin dudas, lo más llamativo es que la expropiación de esas tierras, donde hoy está enclavado el imponente Cristo, no contempló la quita de tierras a propietarios de viñas franceses, sino que se afectó a los humildes puesteros con familias numerosas –con decenas de niños– que llevan más de dos generaciones en el lugar. Así, a pesar de que la Cámara Alta trató sobre tablas el pedido de los lugareños, quienes a su vez, ayer desde la 8 mantenían cortada la ruta 86 y amenazaban con hacer un piquete en la zona de los Cerrillos, ningún senador radical levantó la mano: miradas al piso, atender los llamados de sus celulares y conversar con sus colegas fue la postal que caracterizó al bloque oficialista a la hora de la votación.

    La senadora justicialista Mireya Díaz, presidenta de la Comisión de Medio Ambiente, Urbanismo y Vivienda, fue quien pidió in vocce el tratamiento sobre tablas y la aprobación de un despacho de la comisión que establece el otorgamiento de 50 hectáreas para estos puesteros, que desde mayo tiene las firmas de todos los bloques y al que sólo le falta el aval de los radicales. “No nos acompañaron los radicales y me parece muy mal.

    Esto es una razón política. Teníamos el aval de todas las fuerzas vivas de Tupungato y sólo nos faltaba el apoyo de las asociaciones religiosas y los radicales. Se están equivocando muy mal porque es una necesidad de la gente muy real y sentida. La senadora viajó ayer a la zona para dialogar con puesteros y anunció que pedirá la semana próxima el tratamiento del proyecto, aunque sea con despacho de la minoría.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.