access_time 20:56
|
13 de julio de 2006
|
|

RADICAL DESENCANTADO

Señor Director: Soy un ex militante de la UCR. Me he alejado del partido por culpa de referentes del mismo, que son negligentes, indiferentes, ignorantes, partidarios de sí mismos

       Pero no he dejado de creer en los principios con los cuales el doctor Hipólito Yrigoyen construyó la ideología radical. Hablo de los principios mitad Krausistas y mitad cristianos (católico), en los cuales Yrigoyen creía y yo también (cualquiera que se diga radical debe creer en ellos y cumplirlos). Ya sabemos cuáles son: la igualdad entre los hombres y entre los pueblos, la fraternidad humana, la paz, la austeridad en la vida. Para los radicales, Yrigoyen debe ser un símbolo y un lema.


       Lo debieron y deben convertir en un ser casi divino, mítico; como los comunistas a Lenin; Pero así como los malos cristianos, que somos la mayoría con respecto a Cristo porque vivimos y viviremos traicionándolo, al acercarnos a hombres y a ideas que él execraba, así traicionaron a Yrigoyen algunos radicales, que en los hechos no lo son, y que ganaron en las últimas elecciones en los departamentos de Mendoza, por ejemplo Junín.


      Estos nada tienen que ver con la causa radical, que es nacionalista popular y revolucionaria. No sólo en Junín se ve la traición de lo radical. Nuestro gobernador, Julio Cobos, traicionando la intransigencia Yrigoyenista, está por conformar una alianza con el kirchnerismo. El radicalismo, es decir Yrigoyen, es el padre de la democracia popular y Kirchner nos está llevando hacia una dictadura. Es el Hitler argentino. Pero nada podemos esperar del sucesor del dictador Perón, nada ha cambiado desde el menemato.


      Espero que Cobos revea esta situación y no nos traicione como hizo Fernando de la Rúa, que continuó con la política neoliberal del menemato. Sobre Roberto Iglesias, él nos devolvió a los mendocinos la fe en los valores democráticos, republicanos y federales. Pero espero de él un poco más del yrigoyenismo. Les escribe un ciudadano que, lamentablemente, por personas antiradicales, antiyrigoyenistas, falaces, descreídas, traidoras que se encuentran en la UCR, debe estar alejado del partido político que amó siempre. Aún así, seguirá creyendo, amando la causa radical y el nacionalismo hasta la muerte.

Mas Noticias:

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.