access_time 22:05
|
23 de noviembre de 2012
|
|

pedido solidario

Quimey tiene 6 años, sufre epilepsia y necesita la ayuda urgente de los mendocinos

Los tratamientos a los que se sometió ya no dan resultados. Necesita que le implanten un estimulador que ayude al cerebro. Con cada crisis epiléptica pierde neuronas

Quimey Zelada tiene 6 años y desde los 2 sufre epilepsia. Ninguno de los tratamientos a los que se sometió dio resultado. Los médicos aconsejaron que debe implantársele a la niña un estimulador, una especie de marcapasos, para ayudar al cerebro a superar las crisis.

Quimey sufre por día entre 20 y 100 crisis epilépticas. A veces se agita, otras se le traba la mandíbula o se le va la lengua hacia atrás. En cada crisis, su cerebro pierde muchas neuronas. La enfermedad avanza y daña el cerebro. Antes escribía y ahora registra cierto atraso mental. Con urgencia tienen que comprar el estimulador que cuesta 249.000 pesos y abrieron una caja de ahorro en el Banco Nación, cuyo número es 7.144.

Desesperada, la mamá de Quimey, Roxana Analía Robles, dice que "estoy desesperada. Fui al Ministerio de Desarrollo, fui a Discapacidad, pero nadie me ayuda. La nena antes me conocía perfectamente y, ahora, a veces me pregunta quién soy. Se pierde".

Explica que ya presentó todos los papeles que le pidieron en el Gobierno provincial para tener la constancia de Discapacidad de la nena y acceder a algún subsidio. Hace dos años que llenó los formularios por una pensión para la pequeña, pero no hay resultados. Para colmo, en cada despacho oficial le dicen que si no cobra esa pensión no puede entrar al Programa Federal de Salud (PROFE).

No tiene obra social, su marido está desempleado y hace algunas changas por día. Viven en la manzana 7 vieja, del Barrio Lihué, de Guaymallén.

El papá de Quimey, Martín Zelada, hasta mayo pasado fue soldado voluntario pero debió pedir numerosos permisos para estar con la nena porque hace meses atrás estuvo internada. Sin embargo, sus jefes en el Regimiento de Uspallata, donde prestaba servicios, le dijeron: "Renunciá o te damos de baja", dice Roxana Robles. No podía pelear con semejante poder y renunció".

Las madres de hijos discapacitados reunidos en Padres Autoconvocados, que escuchaban atentamente la historia, no podían creer lo que la mujer contaba. "Se lavaron las manos y dejaron al padre y la pobre criatura sin protección", le contaron en la tarde de este viernes a El Sol Online.

Mientras los funcionarios vuelven a revisar los formularios para controlar que fueron completados correctamente, Quimey espera la generosidad de Mendoza para reunir el dinero en la cuenta ya mencionada. 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.