access_time 21:44
|
23 de octubre de 2009
|
|
HOMICIDIO SIMPLE CON DOLO EVENTUAL

?Quiero que le den la pena máxima?

Elevaron a juicio ayer la causa contra la única persona que se encuentra con prisión por embestir un auto y matar a una mujer. El marido de la víctima relató el antes y el después.

Como todos los domingos, Pablo Guzmán (60) y Silvia Vicario (50) salieron desde su casa en el distrito de Montecaseros, San Martín, con dirección a la Ciudad de Mendoza. Lo hacían habitualmente para llevar a su hijo Juan Pablo, quien estudia la carrera de Ingeniería Agrónoma y vive durante la semana en una casa alejada de sus pagos, a 50 kilómetros del calor de sus padres y hermanos. Se trata de una familia humilde que creció trabajando la tierra. Eran felices, llevaban más de un cuarto de siglo juntos. Y lo fueron hasta que una persona que manejaba en contramano por el Acceso Este a las 2.30 del 31 de agosto embistió el Renault 11 en el que viajaba el matrimonio de regreso.


    La mujer murió en el acto. Su esposo dialogó con El Sol al conocerse la novedad de la elevación a juicio contra el conductor, Juan Pablo Higuera (31), por el delito de homicidio simple, y pidió que el joven reciba la pena máxima. Todo un desafío para la Justicia, ya que se han presentado pocos casos con imputaciones similares. Ese domingo, como ya había ocurrido algunos otros, Guzmán y Vicario, junto a Juan Pablo, salieron tarde con destino a la Capital. Tenían mucho trabajo y eso les impidió hacerlo antes de que anocheciera. Una vez que el joven se despidió de sus padres, mirándolos a los ojos y diciéndoles “hasta el viernes que viene”, el matrimonio emprendió el regreso a casa. “Cuando salimos de calle Rondeau, tomamos el Acceso Este y no había nadie, la ruta estaba desolada. Hicimos algunos metros y antes de llegar al puente del Acceso Sur, hay una lomadita.


     Cuando estábamos subiéndola, aparecieron de repente las luces y sobrevino el impacto. No me dio tiempo a nada”, contó, conmovido, Guzmán. Higuera conducía una camioneta Toyota Hilux blanca y la prueba de alcoholemia determinó que tenía esa sustancia en la sangre, aunque no se encontraba en un avanzado estado de ebriedad. Hoy, el acusado está detenido en su casa, bajo prisión domiciliaria y próximamente enfrentará un juicio en su contra por la calificación de homicidio simple. El fiscal de la causa, Jorge Calle, entendió que no se trató de una acción imprudente o negligente, sino que al manejar en contramano por el Acceso Este sabía lo que hacía y lo que podía ocasionar con su accionar, y que, sin embargo, no le importó y siguió adelante.


     Por ese motivo, hoy se encuentra arriesgando una pena de entre 8 y 25 años de prisión, sumándose a la corta lista de casos similares en la historia del Poder Judicial. “No quiero ni verlo. A un tipo de esa naturaleza no me gustaría tenerlo en frente. De todas maneras, yo no le deseo el mal a nadie, porque, por más que sea un criminal o un asesino, es un ser humano”, sostuvo el esposo de la víctima, quien manejaba el Renault y, afortunadamente, sólo sufrió politraumatismos varios luego del trágico accidente, mientras que su pareja dejó de existir en el acto. “Dentro de la pena que puede recibir, quiero que le den la pena máxima.


     Que los jueces analicen bien la situación y que se le dé una condena ejemplar, que sirva para todos los demás que cometan este tipo de delitos. Tengo plena confianza y creo en la Justicia. Espero que no me defrauden porque esto ha producido un daño irreparable en nuestra familia, a la que destruyó por completo”, concluyó Guzmán, mientras dialogaba con este medio en la casa de su hermano Raúl. Probablemente, Higuera sea juzgado antes de fin de año y eso, más allá de que Silvia nunca más podrá despedir a su hijo de quien ansiaba el título de ingeniero, permitirá que la familia Guzmán continúe viviendo en paz.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.