access_time 21:12
|
2 de diciembre de 2009
|
|

¿QUIÉN SE SUBE AL ALÍSCAFO?

Nuestros lectores

   José Mujica ganó las elecciones uruguayas y será el próximo presidente. Algunos en nuestro país se anotan en el festejo. Por ejemplo, Francisco de Narváez, quien apoyó y financió la campaña de Luis Alberto Lacalle, el oponente de Mujica y émulo de Carlos Menem, se mostró esperanzando en que se “sabrá dar continuidad a las políticas de Estado”. Varios políticos más se subieron a ese carro ajeno, siguiendo la máxima publicitaria de que pegarse al que vende, vende. Pero me importa detenerme en Ernesto Sanz, quien dijo: “Uruguay confirma que quiere progresismo en serio”. No sé qué quieren los uruguayos, pero de lo que sí estoy seguro es de que Sanz no puede hablar desde ningún progresismo.

   Sanz es uno de los referentes de una fuerza destituyente, pluripartidaria, que tiene como todo programa dar voz a la corporación agro-mediática. Sánz no representa el latinoamericanismo sino la bobera dependiente que tanto ha estupidizado a Argentina. Sanz no puede pregonar ninguna identidad con Mujica, un persiguido por los represores, toda vez que junto a Julio Cobos apaña e impulsa a Mario Aguad, el milico amigo de Benjamín Menéndez, como jefe de la UCR en Diputados; a Ricardo Buryaille, de la CRA, quien antes de ser diputado quería cerrar el Congreso, y a Jorge Chemes, quien quiere barrer a la mayoría, “a la mugre”. En fin, nada hay más lejos del progresismo, cualquiera fuese su acepción, que esta oposición fascista construida al calor del oportunismo mediático.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.