access_time 11:27
|
16 de junio de 2017
|
Dolores musculares

Que los calambres no te arruinen

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/245/404/001245404.jpg

<p>Soluciones para evitar estas contracciones.</p>

Si los calambres son lesiones musculares cuyo origen más frecuente no es una alteración hidroeléctrica sino fatiga muscular, el  mejor tratamiento será, en un primer momento, realizar estiramientos suaves y aplicar calor húmedo. Posteriormente, un masaje calmante de un especialista y, por último, complementar la dieta con vitaminas, proteínas, sales y agua en abundancia, así como realizar correctamente los estiramientos.

Si las contracturas son contracciones mantenidas de una porción muscular, un músculo (o grupo de ellos) que pone de manifiesto desórdenes bioquímicos por fatiga mecánica o excesiva solicitación postural, sería aconsejable tratarlo con baños calientes añadiendo sal gruesa, masaje general de descarga sobre todo el músculo (realizado por un especialista) y, por último, aplicar calor seco y pomadas de calor que suelen funcionar antes de la actividad física.

La última posibilidad, es que los calambres sean dolores musculares que no aparecen inmediatamente, sino después de unas horas de haber efectuado un intenso ejercicio o para el que no tenemos costumbre. En tal caso, una buena prevención consiste en entrenar o competir única y exclusivamente en pruebas para las que estés convenientemente preparado, así como diseñar ejercicios de fuerza muscular donde los ejercicios isométricos, concéntricos y excéntricos estén contemplados a la par.

 

 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.