El tradicional evento que precede al partido inaugural comenzó pasadas las 11.30, casi una hora y media antes de que ruede por primera vez la pelota mundialista en Medio Oriente, y es televisado por la TV Pública y Directv Sports.

Las puertas del estadio Al Bayt, cuyo diseño representa a la tradicional tienda beduina, de la localidad de Al Khor, ubicada 35 kilómetros al norte de Doha, se abrieron cuatro horas antes del inicio del partido.

Marcel Desailly llevó la Copa del Mundo al centro del estadio Al Bayt.

El Comité Supremo de Organización local y la FIFA confirmaro que la “deslumbrante” ceremonia estará a cargo de Jung Kook, uno de los integrantes de la banda de pop surcoreana BTS.

El evento es conducido por el embajador de la Copa Mundial de la FIFA, Ghanim Al Muftah -un personaje popular local-, y la cantante catarí Dana.

La organización finalmente no pudo conseguir un artista internacional que pudiera tapar la polémica por la respuesta de reconocidas estrellas que quisieron despegarse del país anfitrión.

El otro ausente en el acto protocolar será el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, quien envió en representación a su vicepresidente, Alfredo Borrero.

Tamim bin Hamad Al Thani, emir de Qatar.