Cómo viene el tiempo en Mendoza para el fin de semana santo
access_time 15:44
|
12 de septiembre de 2006
|
|

JOVEN DISCAPACITADA VIOLADA

Prueba de ADN a dos compañeros de Claudia

Asisten al mismo instituto que la joven discapacitada y padecen síndrome de Down. Se constató que están aptos para tener relaciones.

    La investigación penal por la violación de Claudia C.A., la discapacitada a la que le practicaron un aborto, está en su punto más crucial. Es que el fiscal Hernán Ríos recibió ayer un informe médico realizado a los compañeros de la joven en el instituto de rehabilitación ubicado en Luján. De acuerdo al diagnóstico de los profesionales del Cuerpo Médico Forense, dos de los cinco jóvenes discapacitados mentales que estaban diariamente con Claudia en el hogar THADI están físicamente aptos para mantener relaciones sexuales.

    Estos dos compañeros de la joven discapacitada, de 25 años, padecen síndrome de Down y no tienen disminuida la líbido, según se determinó. Por este tema, los padres de estos chicos discapacitados se presentaron ayer ante el magistrado y dieron el consentimiento para que sus hijos se sometan a un examen de ADN, tal como lo ha solicitado Ríos a la mayoría de las personas de sexo masculino que rodeaban a la joven.

    Según informaron fuentes tribunalicias a este diario, la conclusión a la que llegaron los profesionales del Cuerpo Médico Forense ratifica una de las cinco hipótesis que se manejan desde que la madre de Claudia, Ana Rosa Gazzoli, presentó la denuncia por el abuso sexual, el 8 de agosto. Desde que Ríos comenzó a instruir el complicado expediente, los compañeros de Claudia, dos docentes, dos psicólogos, tres empleados de mantenimiento del THADI e incluso dos choferes del transporte que la llevaba diariamente y un familiar que tenía contacto con ella figuran en la lista de posibles sospechosos.

    Es por eso que los pesquisas han pedido consentimiento para que más de 15 personas se sometan a un examen de ADN con el objetivo de cotejar estas muestras con las obtenidas del feto, extraídas cuando se practicó el polémico aborto. Estas muestras del tejido todavía no han sido remitidas desde Buenos Aires al despacho del magistrado. Lo cierto es que, si se comprueba que los dos compañeros de Claudia la violaron, el caso quedará cerrado debido a que son inimputables (ver aparte).

    La situación se agravaría penalmente si se da lo contrario, ya que, si lo hizo otra de las personas que la conocen, las condenas por abusar sexualmente llegan hasta los 15 años de prisión. PASOS. Las últimas medidas que ha ordenado y realizado el fiscal, además de solicitar los análisis de ADN,fue llevar adelante una inspección ocular en el instituto ubicado en calle San Martín de Luján. Además de tomar testimoniales a las autoridades del establecimiento y al personal de enseñanza y de mantenimiento en Tribunales, Ríos aprovechó para ver los espacios físicos donde se movía Claudia en el taller hogar.

    Las mismas fuentes explicaron que los lugares y habitaciones donde estaba la chica eran pocos, y agregaron que estaba controlada y contenida por profesores y directivos. Desde un primer momento, y a través de sus abogados querellantes, Gazzoli sospechó que la violación se podría haber perpetrado en ese instituto, aunque el fiscal no descarta ninguna de las otras hipótesis.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.