access_time 09:40
|
9 de noviembre de 2017
|
Investigación

Próvolo: piden más tiempo para seguir investigando los hechos

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/290/272/001290272.jpg

La fiscalía de delitos sexuales solicitó una prórroga en la causa principal por estar pendientes una serie de estudios, entre ellos, un ADN a los imputados.

La fiscalía de Delitos Sexuales abocada a pleno a la investigación de los abusos sexuales a una veintena de niños y adolescentes sordo mudos que ocurrían en el Instituto Próvolo de Luján de Cuyo, solicitó una prórroga a la Justicia de Garantías por estar pendientes una serie de estudios y pericias relevantes para el caso, además de varios testimonios en Cámara Gesell que se producirán esta semana de víctimas que siguen recordando y dando cuenta de las atrocidades que estuvieron ocultas por al menos una década. 

Uno de los elementos claves, es el análisis del ADN de los seis imputados, entre los cuales se encuentran dos sacerdotes que administraban y dirigían el Instituto Próvolo. Se trata de Horacio Corbacho (56) y Nicola Corradi (82), ambos están detenidos y con prisión preventiva confirmada por un tribunal de alzada. También está detenida como partícipe la monja Kumico Kosaka, quien goza del beneficio de la prisión domiciliaria al igual que Corradi.

El pedido se hizo por el hallazgo de una bombacha de nena con restos de material genético de un hombre y que fue encontrada en una de las habitaciones del instituto. 

Entre otras pericias, se aguarda el análisis de un negativo de fotos que podría tratarse de pornografía infantil ya que fue hallado en otra de las dependencias donde ocurrían los vejámenes.

Y el análisis a un CPU que también fue secuestrado en los allanamientos en los que podrían encontrarse elementos importantes para la investigación.

La prórroga quedará sujeta al análisis del cuatro juzgado de Garantías donde se otorgaron las prisiones preventivas a los imputados Corradi, Corbacho, Kosaka y a los empleados José Bordón, al administrativo José Luis Ojeda y al administrativo Armando Gómez.

El sótano y los fetos

La existencia de un sótano como un lugar donde se llevaba a las víctimas y donde ocurrían los ultrajes, aún no está confirmada por los investigadores. Surgió en una Cámara Gesell, que además del albergue y de las habitaciones de los imputados se concurría a este lugar. 

Está pendiente una inspección en el colegio clausurado desde marzo, para verificar este dato.

También hubo un relato que dio cuenta de que en este lugar se conservaban fetos humanos y que hasta se practicaban abortos para ocultar el crimen de los abusos sexuales, todos hechos conexos de los que se ahondará pero que no forman parte de la causa principal.

Aparecen más ataques 

Las víctimas que ya declararon en Cámara Gesell han solicitado contar nuevos episodios que hasta el momento no recordaban y que agravan la situación de los acusados.

Frente a esta situación en la cual las víctimas empiezan a agregar más cosas sufridas, es que se solictó la participación de un perito psicológo especialista en los casos de delitos sexuales para dilucidar qué mecanismo hay a nivel del inconsciente.

Los querellantes y el Ministerio Público buscan comprobar que este signo es propio de las víctimas de abuso y que sus relatos son veraces.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.