Fuerte lluvia y granizo en varias zonas del Gran Mendoza
access_time 08:21
|
7 de mayo de 2018
|
|
Abusos en el Próvolo

Abusos en el Próvolo: las cartas sexuales que escondía Corbacho

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1521051943503corbacho.jpg

Estuvieron guardadas por años pero salieron a la luz a través de los distintos allanamientos. Hay dibujos sobre genitalidad masculina, versos y una comparación del instituto con un prostíbulo.

Según los preceptos de la Iglesia católica, los sacerdotes deben hacer votos de castidad, esto significa que les está prohibido mantener relaciones sexuales y casarse. Aunque esta ley es un deber para los curas, trascendió el contenido de cartas de uno de los religiosos imputados por los abusos en el Próvolo, en las cuales hay referencias al sexo, al consumo de alcohol y al mismo colegio para chicos sordomudos como un “prostíbulo”.

Se trata de misivas que pertenecerían a Horacio Corbacho, quien se escribía con un hombre de Buenos Aires –en el transcurso de varios años– coincidiendo con la fecha en la que se investigan los delitos contra la integridad sexual por los que está preso. En forma de versos y también en tono humorístico, Corbacho hacía mención a la vida que llevaba en el Próvolo, al cual lo comparaba con un burdel, según dieron a conocer fuentes relacionadas a la investigación.

La correspondencia fue secuestrada en los allanamientos que se realizaron en la causa que investiga el delito de corrupción de menores y abuso sexual. Fue abierta y leída en una de las audiencias de control jurisdiccional a cargo de la jueza de Garantías Patricia Alonso.

Son decenas de textos epistolares que se agregaron a la causa y que la Justicia intenta vincular con la denuncia de las víctimas.

En las cartas, Corbacho cuenta a un amigo los momentos que comparte con su “gatita”, con referencia a una mujer. Incluso, su confidente le pregunta sobre ella.

“No podemos asegurar que se trate de una de las víctimas pero estamos hablando de una fuerte connotación y jerga usada en el plano de la sexualidad que es impropia de un sacerdote. Podemos inferir que puede ser una de las tantas jóvenes que denunciaron situaciones de abuso”, consideró una fuente del caso.

En otra de las misivas le gustaba llamarse “Corborracho”, según el material secuestrado y analizado por la Fiscalía de Delitos contra la Integridad Sexual.

“Parece que le gustaba tomar alcohol y hacerse llamar ‘Corborracho’ haciendo un juego de palabras con su apellido”, consignó otra voz de la investigación.

También hay versos en los que habla de la monja japonesa –con referencia a Kumiko Kosaka–, que es una de las personas acusadas de participación primaria en los hechos de abuso sexual.

Las cartas estuvieron por años atesoradas por Corbacho, a quien se le achacan varios hechos de abuso agravado con acceso carnal. Recientemente, incluso, se le dio a conocer una nueva imputación por una joven que tenía signos de violación de larga data, con rasgos de shock postraumático. “Quien guarda estas cartas no está en desacuerdo con su contenido, si no, ¿por qué no las destruyó?”, se preguntó otra fuente del caso Próvolo.

Genitalidad masculina 

En las misivas –en poder de la Justicia e incorporadas al expediente– había un dibujo de un hombre con las piernas abiertas. Esto dio lugar a una doble interpretación, según indicaron: “Puede ser un hombre orinando o mostrando su miembro, pero estamos hablando de personas grandes, no de un adolescente que está descubriendo su cuerpo, hay que analizarlo en contexto”.

Según dejaron trascender los abogados de las víctimas, los imputados presentaban “conflictos con su sexualidad”, al menos así lo habrían confirmado los peritajes psicológicos.

Elevación a juicio

Está previsto que esta semana la causa principal se eleve a juicio. El 27 de mayo vence el plazo, pero desde tribunales indicaron que se presentaría mucho antes la acusación formal para dar plazo a los planteos de las partes.

Las misma tiene como imputados a los curas Nicola Corradi, Horacio Corbacho y los empleados administrativos Jorge Bordón y Armando Gómez. El quinto acusado, que también era hipoacúsico fue considerado inimputable.

El caso que conmocionó al Mendoza y al país se conoció a fines de 2016, cuando una víctima recurrió a los interpretes en leguaje de señas de la Legislatura para contar el horror que se vivía puertas adentro del instituto Próvolo de Luján de Cuyo.

La institución educativa hoy está cerrada e inhabilitada para brindar servicios educativos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.