La Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra (UST) decidió realizar una nueva marcha en reclamo por la expropiación de una finca abandonada e improductiva en Jocolí, Lavalle, para que en esas tierras puedan trabajar alrededor de once familias mendocinas. En el lugar, desde el 22 de setiembre se encuentra instalada la Carpa de la lucha por la tierra, a la espera de que el Gobierno haga lugar a este pedido.

    Por tal motivo, el jueves a las 10 se concentrarán en la explanada de la Casa de Gobierno y la convocatoria es para todas las organizaciones sociales que han adherido al reclamo de las familias sin tierra, las que, según estimaciones de la UST, llegarían a 25.000 en toda la provincia.

    Si ese día no obtienen respuestas, el 30 de octubre realizarán una movilización y concentración en la Casa de Gobierno con más de 1.000 delegados de todo el país que asistirán al Encuentro Nacional Campesino Indígena, el que se llevará a cabo en Mendoza desde el 28 al 30 de octubre.

    “Desde hace seis años venimos peleando por tierras y proyectos de ley para que esta gente tenga su lugar, pero nadie nos da una respuesta. Por eso ocupamos esa finca y esperamos que ahora el Gobierno nos la entregue”, explicó ayer a El Sol, Diego Montón, representante de la UST.