OBJETIVO.

        El encuentro tuvo como objetivo articular el compromiso empresarial con las acciones y políticas necesarias para el trabajo decente, la reducción de la informalidad, la capacitación laboral y el fortalecimiento de los derechos laborales. Lo que remarcaron como los principales indicadores de responsabilidad social empresaria son el desarrollo de estrategias productivas generadoras de empleo de calidad como motor de desarrollo empresarial y nacional, y de medidas de inclusión de trabajadores marginados por el desempleo y la precarización laboral.

MENSAJE OFICIAL.

        En un mensaje grabado, el que se proyectó en la sala donde se encontraban empresarios y funcionarios locales, el titular de la cartera nacional, Carlos Tomada, recalcó que “no hay que conformarse con el empleo que se genera sino con el tipo y la calidad”. Además, el funcionario nacional avanzó afirmando que “tiene que ser un empleo digno, que no sea reproductor de pobreza y que acompañe a la inclusión social”. “Al actual crecimiento económico hay que sumarle la responsabilidad social que deben asumir las empresas, porque responsabilidad social no es un término de moda sino un concepto profundo” señaló Tomada en el video.

MÁS EMPRESAS.

       Durante las disertaciones, entre ellas, la de la asesora del ministro en responsabilidad social empresaria, Nidya Neer, se destacó la importancia que tiene para el sector empresarial el rescatar la cadena de valor, cumplimentar los requerimientos legales y tener competitividad. Al proyecto se han sumado 80 empresas de primera línea y se aguarda que, además de extender el programa a su cadena de proveedores, también incorporen y capaciten a jóvenes durante todo un semestre entregándoles una certificación al final de la prestación.