La decisión de prohibir la minería metalífera hasta que Mendoza tenga un plan ambiental, plasmada en un proyecto de ley que aprobó el martes el Senado, preocupó al gobernador Julio Cobos. Si bien todavía falta que el proyecto pase por la Cámara de Diputados, el gobernador llamó, en las primeras horas de ayer, al ministro de Obras Públicas, Francisco Morandini, y al subsecretario de Ambiente, Gustavo Morgani, para analizar qué medidas tomar.

    Pero, después de esta charla, el Poder Ejecutivo optó por no magnificar la polémica y apostar a que la propuesta sea rechazada cuando la traten en la Cámara Baja. No obstante, a la vez, el Gobierno salió ayer a calificar el proyecto del Senado de inconstitucional y de perjudicial para la seguridad jurídica de la provincia y de los departamentos con cultura minera. El subsecretario Morgani también advirtió que, de convertirse en ley, el Gobierno “se encontraría en el aprieto de vetarla” por contradecir una norma superior: el Código Minero de la Nación.

    “Nadie le ha dado bandera libre a la minería sin control”, aseguró Morgani. Además, el funcionario indicó que actualmente no existe en Mendoza ningún proyecto de explotación metalífera, mientras que sólo hay dos o tres proyectos en estado de exploración. Otra promesa oficial fue que acelerarán el mapa minero de la provincia y el plan ambiental, el que estaría listo en el plazo de un año.