La necesidad de la conformación de un bloque que integre a las provincias del Nuevo Cuyo (Mendoza, La Rioja, San Juan y San Luis) se hizo evidente en la primera jornada del Encuentro Regional del Nuevo Cuyo, en el que se pretende lograr una visión estratégica para el desarrollo productivo de las cuatro provincias. En la apertura se resaltó la importancia de lograr una gestión territorial que tenga como base la competencia, pero no en perjuicio de alguna provincia vecina, sino que permita la integración.

NO SÓLO ECONOMÍA.

       El Programa Regional de gestión participativa territorial, en el que se inserta este encentro, propone la integración cultural, política y productiva de los gobiernos locales de las diferentes regiones del país.

PÚBLICO Y PRIVADO.

        En el caso concreto de la región cuyana, estas propuestas están enfocadas a lograr la articulación entre los sectores público y privado, locales y microrregionales, para el diseño de políticas de planificación estratégica y participativa.

RECURSOS NATURALES.

       También apunta a generar una visión territorial para elaborar una gestión de los recursos naturales como el agua y el suelo y fomentar el desarrollo estratégico local basado en la gestión asociativa para la generación de empleo. Además, busca generar cadenas productivas y lograr nuevos mercados conjuntos, en el marco de la sustentabilidad del desarrollo socio productivo. Uno de los objetivos principales de este programa es lograr un desarrollo regional que no excluya a los pequeños productores.

        “La idea es que la política económica no esté disociada de la política social. Que realmente lo económico esté al servicio de lo social”, expresó el director de emprendimientos socio-productivos Fernando Collado. La forma que adopta el Programa Regional de gestión participativa territorial es de dos niveles. Por un lado, está la coordinación y articulación de las acciones del Gobierno nacional en las regiones y, por el otro, busca convocar a las fuerzas productivas de las regiones para poder aunar esfuerzos en la aplicación de programas de desarrollo.