Los profesionales de la salud suspendieron las medidas de fuerza para escuchar la propuesta del Gobierno, que amenazaba con declarar la ilegalidad del paro. Los delegados no quieren ningún aumento en negro y que los paritarios tengan poder de decisión. A partir de las 9 de ayer, los delegados de la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros) se reunieron en asamblea general para definir las acciones a seguir.

    Daniel Azcona, encargado de prensa de Ampros, comunicó que la asamblea de todos los delegados de los hospitales y centros de salud resolvió acatar la conciliación obligatoria y aceptar la mesa de diálogo para solucionar el conflicto. Los delegados plantearon que se levantaban las medidas de fuerza siempre y cuando el Gobierno diera una respuesta clara y concreta. Ayer a las 16 se iban a reunir con miembros paritarios del Ejecutivo para exigirles una oferta superadora de las que ya vinieron presentando con otros gremios, como ATE. Pero el encuentro no se realizó.

    “La medida siempre fue apostar al diálogo para buscar la solución del conflicto lo antes posible”, dijo Azcona. Por ahora, el paro queda suspendido y la asamblea de delegados pasó a cuarto intermedio hasta mañana para analizar qué acciones tomar una vez que el Gobierno les haga una propuesta. La conciliación obligatoria tiene dos aspectos. Por un lado, le exige al gremio que suspenda la huelga, y por otro, obliga al Ejecutivo a que lleve una propuesta mejorada.

    También, se pone como límite máximo 15 días para que mejore la oferta. Si pasa ese tiempo y no hay novedades, pueden volver las medidas de fuerza. Isabel del Póppolo, secretaria general de Ampros, valoró que se haya concretado la audiencia pero reclamó que los paritarios del Gobierno tengan poder de decisión, es decir, que puedan aceptar o rechazar las propuestas de Ampros.