El ministro de Hacienda, Alejandro Gallego, partirá a media mañana rumbo a Buenos Aires, donde firmará el acuerdo con el “cazaevasores” Santiago Montoya, subsecretario de Ingresos Públicos de dicha provincia. La metodología del control consistirá en labrar un remito con la carga que se transporta, debiendo llegar el vehículo a destino con igual cantidad. En el caso de que un camión saliera de Buenos Aires con 15 reses y después –que es lo que suele suceder– pasara por un frigorífico ilegal y cargara 15 más, en Mendoza se tomaría el remito y, al no haber coincidencia, el excedente de carga se enviaría a depósito judicial y se aplicaría una multa.

       La empresa responsable tendría un plazo de cinco días hábiles para presentar el descargo que fundamente el excedente de carga. En el caso de que no abonen la multa, se decomisará la mercancía que será destinada a ayuda social. En cuanto a los controles, se realizarán en lugares como Desaguadero y otros cruces interjurisdiccionales para evitar que se superpongan las actividades con la Aduana.

       MEJORAR LA RECAUDACIÓN. A su vez, mañana, Alejandro Donatti, director de Rentas de la Provincia, firmará en Capital Federal un acuerdo con la AFIP por el cual desarrollarán una campaña publicitaria conjunta de cultura tributaria.