access_time 14:30
|
21 de abril de 2017
|
Desafíos para frenar la epidemia globa

Proponen un cambio de estilo de vida para reducir la presión arterial

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/205/420/001205420.jpg

<p>En Mendoza se est&aacute; realizando el&nbsp;XXIV Congreso Argentino de Hipertensi&oacute;n Arterial, donde participan m&aacute;s de tres mil galenos.</p>

Expertos de todo el mundo están reunidos en Mendoza para presentar las novedades en el Congreso de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial.

“Los cambios en el estilo de vida relacionados con el descenso de peso y la incorporación de actividad física tienen, según se ha demostrado en muchos estudios científicos, alrededor de 20 efectos beneficiosos comprobados, con la ventaja de que no tienen efectos adversos”, explicó el médico Arnoldo Kalbermatter. 

Por ello, la organización del Congreso ha preparado caminatas saludables y circuitos de controles para este sábado, de 9.30 a 13. La salida es desde el Hotel Intercontinental, en Guaymallén.

Aquí una lista de los cambios en el estilo de vida -que proponen desde la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA)-, que redundan en el buen control de la presión arterial y de los factores de riesgo cardiovascular:

Bajar de peso: hasta 2 puntos

Reduce la presión arterial entre 5 y 20 mmHg por cada 10 kg bajado. Previene la hipertensión.Baja la presión diastólica y sistólica aproximadamente 1 mmHg por cada kilo perdido en hipertensos con sobrepeso. Disminuye la cantidad de medicación requerida por el tratamiento farmacológico. Favorece el estado de otros factores de riesgo como la diabetes, el colesterol alto y la resistencia a la insulina. Mejora el estado de salud de las personas con hipertrofia ventricular izquierda. Potencia el efecto benéfico si se combina con la incorporación de actividad física, la reducción del consumo de sal y (en las personas que consumen en exceso) de alcohol.

Reducir el consumo de sal: Hasta 0,8 puntos

Reducir la ingesta a 6g diarios previene la aparición de HTA en personas obesas con presión normal. La misma medida reduce la presión en las personas hipertensas entre 2 y 8 mmHg. Estos efectos benéficos son más marcados cuanto mayor es la edad del paciente. Potencia los efectos benéficos de la reducción de calorías en la dieta.

Moderar el consumo de alcohol: 0,4 puntos

Limitar el consumo de bebidas alcohólicas a 30 g de alcohol por día (equivalente a unos 2 vasos pequeños de vino tinto) en varones delgados y 20 g en mujeres ayuda a reducir entre 2 y 4 mmHg la presión arterial. El beneficio se incrementa en las personas con consumo elevado (para quienes las cifras “permitidas” deben ser menores). El consumo de alcohol en pequeñas cantidades disminuye el riesgo de infarto de miocardio.

Adoptar una dieta rica en verduras, frutas y lácteos descremados, reemplazando parte de las carnes por pescado para cambiar grasas saturadas por omega-3: Hasta 1,4 puntos

La dieta DASH (similar a la mediterránea) puede reducir entre 8 y 14 mmHg la presión arterial. Se asocia con una menor incidencia de infartos de miocardio y ACV. Estos beneficios no se verifican con el consumo de suplementos nutricionales de origen vegetal o minerales.

Realizar ejercicio físico aeróbico: Hasta 0,9 puntos

Caminar deprisa entre 30 y 45 minutos, entre 5 y 7 días a la semana, reduce de 4 a 9 mmHg la presión arterial.

Dejar de fumar

Es la medida de prevención sanitaria más eficaz para las personas hipertensas y no hipertensas, ya que reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, renales y de una gran variedad de tipos de cáncer. Los fumadores que abandonan el hábito antes de los 40-50 años tienen una expectativa de vida similar a la de los no fumadores.

 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.