access_time 10:28
|
28 de octubre de 2009
|
|
FOEVA

Proponen que viñateros y obreros de bodegas se jubilen a los 55 años

La iniciativa es de Miguel Montaña, secretario adjunto del gremio que los nuclea. Se debate en el Congreso.

    Como una manera de reconocimiento a un sector que generalmente es excluido de los derechos laborales, se busca que los trabajadores del sector vitícola se jubilen a los 55 años con 25 de experiencia. Esto es lo que plantea un proyecto de ley que actualmente se está debatiendo en comisiones de Diputados, que fue ideado por un mendocino, y presentado en agosto en el Congreso de la Nación. El secretario adjunto de la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Foeva), Miguel Montaña, es quien viene luchando desde hace mucho tiempo por los derechos de los trabajadores y, gracias a su convicción, concretó su idea.
    La incapacidad que tienen los trabajadores cuando llegan a cierta edad les impide desempeñarse como deberían. “Cuando pasan los 50 años, por el desgaste físico, no rinden lo que tendrían que rendir”, indicó el secretario adjunto. Un ejemplo de ello son los tractoristas, que comienzan a trabajar a muy temprana edad (cerca de los 18 años) y, a lo largo de diez años de experiencia en el mismo puesto, tienen problemas en la columna vertebral y várices. También los empleados de bodegas tienen que estar trabajando en los sótanos y resisten temperaturas extremas tanto en invierno como en verano. Mientras que en la viña, les toca la poda en invierno y la cosecha en verano. Por lo tanto, el desgaste físico es más rápido que en otras actividades.
    En el proyecto de ley, presentado el 11 de agosto en la Cámara de Diputados de la Nación por el legislador por el PJ Guillermo Pereyra, se solicita un reconocimiento y un proceso de reparación histórica para los trabajadores de la actividad vitícola, tanto viñateros como bodegueros. La idea es que tengan el beneficio de la jubilación y pensión a partir del régimen de jubilación anticipada, a los 55 años, tanto hombres como mujeres. “Las condiciones típicas e inevitables en las regiones donde se desarrolla la actividad producen un deterioro psicofísico que acelera el envejecimiento, limitando la capacidad laboral de los trabajadores”, argumenta el proyecto de ley. Actualmente, se está debatiendo en la Cámara de Diputados para lograr la media sanción y que pase al Senado.
    Montaña se reúne hoy con los legisladores que integran las comisiones de Previsión, de Legislación y Trabajo, y de Asuntos Constitucionales. “Me junto con ellos, porque ya está presentado y ahora hay que discutirlo”, comentó el representante de Foeva. El proyecto cuenta con el aval de todas las provincias viñateras del país, San Juan, La Rioja, Neuquén, Río Negro, Salta y, por supuesto, Mendoza. Para la federación que nuclea a los empleados vitícolas, la implementación de la norma ayudará a blanquear el trabajado tan desprestigiado, porque los incorporará al sistema productivo, disminuyendo el costo laboral al empresario, creando más puestos de trabajo, por la movilidad de personal y, además, menguarán los conflictos laborales por la baja de rendimiento físico de los empleados.
    El anteproyecto establece que los trabajadores de la actividad vitícola, tanto los obreros de viña y bodega como los de plantas de fraccionamiento, plantas industriales de mosto y champagneras, gocen de un régimen previsional diferencial para poder acceder a la jubilación cuando alcancen los 55 años sin distinción de sexo. El personal deberá tener acreditado 25 años de servicio con aportes computables a uno o más regímenes del sistema de reciprocidad previsional, de los cuales, al menos 80 por ciento de los últimos años deben haber sido prestados en esta industria.
    También indica que se fije una contribución patronal adicional establecida en el Sistema Integrado Previsional Argentino, a cargo de los empleadores comprendidos en la actividad de viñas y bodegas. La contribución patronal adicional será de 2 por ciento durante el primer año desde la vigencia de la ley, de 3% para el segundo año, de 4% durante el tercer año y de 5% a partir del cuarto año. El requisito de la edad mínima, es decir, 55 años, regirá a partir del cuarto año de la vigencia de la ley, pero para el primer año, la edad será de 60 años, para el segundo de 57 y de 56 años para el tercero. Esta gradualidad no se aplicaría para las trabajadoras, que podrían acceder al beneficio a los 55 años ni bien se ponga en funcionamiento la norma.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.