access_time 17:31
|
18 de julio de 2006
|
|

ECOLOGÍA

Problemas ambientales en Los Corralitos

Vecinos de ese distrito denunciaron en el Concejo de Guaymallén que hay empresas que vuelcan diversos tóxicos, como soda cáustica, en las hijuelas de riego.

        Las muertes de un niño de 9 años y de una joven madre, así como la llamativa aparición de casos de leucemia y cáncer en más chicos de Los Corralitos, fue lo que motivó ayer a un vecino de la zona y voluntario de la red ambientalista Oikos, Eduardo Vaqués Correa, a presentar una denuncia por contaminación de aire y agua ante el Concejo Deliberante de Guaymallén. Por su parte, desde el Departamento General de Irrigación, que tiene jurisdicción y responsabilidad en la zona, aseguraron que las empresas han sido sancionadas y que están bajo control (ver aparte).


EN LA JUSTICIA.


       Vaqués explicó que ya se ha judicializado la causa de la muerte del niño Nicolás Perotti, caratulada como homicidio culposo, la cual está en manos de la Primera Fiscalía Correccional.


LIMITES A LAS EMPRESAS.


      Para el vecino de Los Corralitos, las conserveras y aceituneras siguen volcando en las hijuelas de riego diversos tóxicos, como la soda cáustica. Por tal motivo, pidió a los concejales que analicen la situación y que el municipio prohíba el desarrollo de estas empresas, si no están dispuestas a revertir su accionar.


       “Queremos que haya una mesa de concertación, para debatir con todos los sectores lo que está pasando con nuestro medio ambiente.No pedimos que se vayan ni que cierren las empresas, pero sí que respeten la Constitución Nacional, donde se establece en los artículos 41, 42 y 43 que se puede producir, pero sin perjudicar la vida y la salud de la población”, indicó Vaqués, voluntario de la Defensoría del Agua y los Derechos Humanos de Oikos y colaborador de Greenpeace.


ANIMALES Y ALIMENTOS EN PELIGRO.


        “Hace unos años, en las hijuelas de riego había ranas, cangrejos, bagres y nutrias salvajes, pero todos desaparecieron. La contaminación de esta agua es terrible para la población, porque en este lugar se riegan plantaciones de lechuga, brócoli y tomate”, agregó el vecino.


MAL OLOR.


       Otra vecina, Mónica Fernández, aseguró: “No se puede respirar, es un olor insufrible y las hijuelas van con agua negra. Son pocos los vecinos que se animan a denunciar, porque la mitad de la gente de Los Corralitos vive de estas empresas”, expresó la vecina. Por su parte, Vaqués contó que la Nación ya está al tanto del caso, y que el mes próximo vendrán ambientalistas internacionales para investigar 10 casos de contaminación en Mendoza.

Mas Noticias:

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.