access_time 10:13
|
28 de septiembre de 2009
|
|
OPINIÓN

Primer debate electoral en Chile (por Fuencis Rausell, de Efe)

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/021/798/000021798-200909eduardo-freijpg.jpg

?Los últimos serán los primeros?, dijo el ex presidente Eduardo Frei al cerrar el primer debate de la campaña electoral chilena, pero, según coincidió la mayoría de los analistas, la frase sirve también para identificar al ganador: Jorge Arrate, el candidato de la izquierda.

“Los últimos serán los primeros”, dijo el ex presidente Eduardo Frei al cerrar el primer debate de la campaña electoral chilena, pero, según coincidió la mayoría de los analistas, la frase sirve también para identificar al ganador: Jorge Arrate, el candidato de la izquierda.

La acusación del uso de información privilegiada hecha por el senador Frei, candidato de la oficialista Concertación, a su rival de la derecha opositora, Sebastián Piñera, y la revelación que para muchos supuso el ex socialista Jorge Arrate marcaron las reflexiones de los analistas políticos.

“Quien más ganó fue Jorge Arrate, pues, plenamente posicionado de su candidatura del Juntos Podemos Más, puede aspirar al cuatro o cinco por ciento que tradicionalmente tiene en materia presidencial el Partido Comunista, reencantando al mundo izquierdista”, señaló el analista Santiago Escobar en el diario digital El Mostrador.

Según un reciente sondeo del prestigioso Centro de Estudios Públicos, Piñera, tiene 37% de intención de voto para los comicios del 13 de diciembre, seguido por Frei, con 28%; el independiente de izquierda Marco Enríquez-Ominami, con 17%, y el candidato de la izquierda extraparlamentaria, Jorge Arrate, con 1%.

El periodista Julio César Rodríguez escribió en el diario Las Ultimas Noticias, uno de los de mayor difusión, que “la dupla” Arrate y Enríquez- Ominami “se movió mejor en la cancha que la de los veteranos Frei-Piñera, cansados y sin chispa”.

En tanto, el politólogo Héctor Soto indicó en el periódico La Tercera que Arrate “cumplió con las expectativas” y Enríquez-Ominami aportó un “lenguaje más fresco”.

El debate, televisado en hora de gran audiencia por TVN, comenzó con ideas y propuestas en el escenario y un moderador, Alejandro Guillier, que –según pudo comprobar Efe– tuvo que lidiar con un público enfervorizado dispuesto a corear a sus candidatos.

Pero la corrección inicial dio paso al cruce de acusaciones entre Frei y Piñera.

El senador democristiano citó el informe de Transparencia Internacional difundido recientemente, que alude a la multa de 670.000 dólares que el multimillonario inversor tuvo que pagar en el 2006 por el uso de información privilegiada en la compra de acciones de la aerolínea LAN.

“Nunca he usado información privilegiada y nunca nadie me lo ha imputado, y espero que se disculpe”, respondió el candidato de la derechista Coalición por el Cambio, visiblemente molesto por las palabras de Frei, quien no sólo no se excusó, sino que insistió en su acusación.

La búsqueda de la transparencia también impregnó las palabras del independiente ex socialista Marco Enríquez-Ominami, quien instó a Piñera y a Frei, principales aspirantes a La Moneda, a explicar cómo financiarán sus medidas y a hacer públicos sus gastos electorales.

Jorge Arrate, candidato de la coalición Juntos Podemos Más (formada por comunistas y allendistas), puso entonces la única nota de humor de la noche: “Quiero agradecer la delicadeza de Marco de no preguntarme por mis gastos, porque el problema que tengo yo es de ingresos”.

La mayoría de los analistas coincidió en que Arrate fue la gran revelación del debate, en el cual se lo vio distendido y seguro de sí mismo, dispuesto a explicar ante las cámaras sus ideas, que habitualmente encuentran poco eco en los medios.

Según los expertos, al ser el candidato con menos apoyo en los sondeos, también era el que menos tenía que perder en este foro, en el que los demás candidatos se mostraron algo nerviosos: Piñera y Frei cometieron algunos errores de contenido y Enríquez- Ominami, entre prisas y cronómetros, se olvidó de vocalizar.

En ello había insistido mucho su esposa, la presentadora de TVN Karen Doggenweiler, quien observó el debate sentada en primera fila junto a las esposas de Piñera, Cecilia Morel, y de Frei, Marta Larraechea.

Antes de que las cámaras comenzaran a grabar, perros del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía inspeccionaron el lugar, mientras que los invitados disfrutaban de vinos y canapés en una cita política convertida en acontecimiento social.

Uno de los grandes ausentes de la noche fue el senador ex socialista Alejandro Navarro, quien un día antes retiró su candidatura, ofreció su apoyo a Enríquez-Ominami y obligó a los organizadores a recomponer el guión y el escenario. Tampoco estuvo presente la presidenta Michelle Bachelet, quien se encontraba en el avión de vuelta de Nueva York, donde participó en la Asamblea General de Naciones Unidas.

A su legado aludieron tanto Enríquez- Ominami como Frei, los dos aspirantes que se disputan el apoyo del electorado de centroizquierda y el acceso a una eventual segunda vuelta en enero del 2010 junto a Piñera, en una reñida carrera electoral que no ha hecho más que empezar.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.