access_time 07:49
|
11 de febrero de 2020
|
|

Opinión

Presupuesto: Gobierno y PJ acercan posiciones y pueden cerrar un acuerdo

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1578499704462Diputados%20-%20avaluo%20impositiva%202020%20(1).jpg

Sin presupuesto, sin una renegociación de los vencimientos de la deuda que vence este año y sin financiamiento para mantener con vida la obra pública, la Provincia la pasará muy mal. Pasaremos el año con lo puesto, con lo mínimo. Pero, cuando se vayan terminando las obras que están en marcha, el desempleo crecerá y la crisis se agudizará, porque no hay muchas señales de reactivación a nivel general. Así describen fuentes cercanas al gobierno de Rodolfo Suarez el particular momento político protagonizado por una tensa negociación entre el oficialismo y el peronismo, el sector más importante de la oposición legislativa.

Desde el PJ responden con la misma seguridad y el mismo argumento con los que han venido insistiendo desde hace varios meses: que hasta que el gobierno de Suarez no reconozca que la Provincia está sobreendeudada, producto de una mala administración económica y financiera que llevó adelante la gestión de Alfredo Cornejo, y hasta que no se transparenten los números reales, no se permitirá la toma de un solo peso más de deuda, haciendo extensiva esa posición negativa para el roll over.

En medio de contactos telefónicos y de chat febriles, junto con una que otra llamada telefónica, los encargados de las negociaciones, de un lado y otro, pasaron el fin de semana, y en el arranque de esta, de acuerdo con los más optimistas, comenzaron a perfilarse algunas posibles soluciones que destrabarían la disputa.

En principio, trascendió que los diputados peronistas podrían sumarse con su firma a un despacho que habilitaría para mañana la discusión en el recinto de todo el paquete financiero. Esto, de confirmarse, podría contener que tanto el Gobierno como la oposición flexibilizaron sus posiciones.

Una de las alternativas que se barajaban ayer apuntaba a que la oposición estaría dispuesta a prestar sus votos para facilitarle el roll over –o renegociación de la deuda que pide Suarez– por un monto de 6.500 millones de pesos, siempre y cuando el Gobierno accediese a fraccionar el pedido de endeudamiento por 300 millones de dólares en total, a unos 100 millones de la misma moneda, o a unos 9.000 millones de pesos, que alcanzarían para financiar un plan de obras ajustado al primer año de la gestión que ha comenzado Suarez en diciembre.

La alternativa surgida en las últimas horas es una de las tantas que se estuvieron analizando, de acuerdo con las fuentes consultadas. Pero, ayer, se había ubicado como una de las más serias y posibles para cerrar un acuerdo político entre el oficialismo y la oposición, que ambas partes festejarían pese a lo que venían exigiendo meses atrás.

Ha sido el peronismo el que más diferencias internas ha mostrado tener frente a la discusión que planteó el gobierno de Suarez sobre el presupuesto, porque en el oficialismo decidieron cerrar filas detrás de un mismo discurso o relato, si se quiere, frente al estado de situación financiera y de endeudamiento que recibió de parte de Cornejo. Los funcionarios del Gobierno se han venido cuidando de manejarse, tanto en público como en privado, con el mismo discurso: “No vamos a entregar a Cornejo como quieren en el peronismo porque, además, no es cierto lo que dicen”.

En el PJ, por su lado, las fisuras son visibles, aunque es cierto que sus dirigentes más importantes han hecho un esfuerzo por mostrarse unidos y defendiendo una postura única frente a las finanzas provinciales. Los intendentes y sus legisladores siempre han estado más cerca de inclinarse por aprobarle al Gobierno el endeudamiento, porque de esos recursos que conseguiría la Provincia, aparentemente a largo plazo y a pagar con tasas más o menos accesibles, se financiarían obras en el territorio que los beneficiarían y que, por otro lado, necesitan, como un sediento el agua. Son obras que ya han sido punteadas con el ministro de Infraestructura Mario Isgró, quien los visitó la semana pasada.

El kirchnerismo, en cambio, se ha mostrado reacio al pedido de nueva deuda, pero más cerca de permitirle a Suarez la renegociación de los vencimientos como una devolución de gentilezas por el apoyo opositor que recibió el presidente Alberto Fernández para hacer lo propio con los bonistas y acreedores privados que tiene el país.

Si la alternativa que ha circulado para destrabar las negociaciones es la que se termina utilizando, es posible, entonces, que Suarez cuente con los 6.500 millones del roll over más los 100 millones de dólares restantes, en los cuales, se incluirían, en apariencia, los 50 millones de la misma moneda que el BID está dispuesto a prestarle a Mendoza para la construcción de la doble vía en el Este provincial, el acueducto ganadero de La Paz y la construcción de la GIRSU, como se la conoce a la proyectada planta integral de tratamientos de residuos del Gran Mendoza.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.