access_time 10:54
|
18 de julio de 2007
|
|
CUARTA SECCIÓN

Presunta mala praxis en la muerte de un joven

El muchacho, de 26 años, llegó de Las Leñas el lunes. Comenzó a sentirse mal y fue a una clínica privada. Los médicos lo enviaron a su casa tras diagnosticarle problemas respiratorios. Murió a las 5 de ayer mientras estaba con unos amigos

             El caso dejó perplejos a familiares y amigos, a los mismos policías que arribaron al lugar ayer a la madrugada, al personal judicial y hasta al mismo médico forense que realizó la autopsia. Nadie salía de su asombro y tampoco podían entender cómo es que un joven de tan sólo 26 años muriese de la forma en que sucedió. Lo que sí se sabe, ya que existe una prueba contundente para los pesquisas, es que el joven asistió a una clínica privada horas previas a su fallecimiento, ya que existe un certificado médico que así lo confirma, pero los profesionales de la salud dejaron que el chico regresara a su domicilio.


             Por ese motivo, el caso podría encuadrarse dentro de una “presunta mala praxis u homicidio culposo”, como explicaron los pesquisas, pero de todas maneras hay que esperar el resultado de la necropsia a realizarse en las próximas horas por el Cuerpo Médico Forense. Para los investigadores del extraño deceso, el caso es difícil de esclarecer. En ese sentido, la causa está caratulada como averiguación de muerte en la Oficina Fiscal Nº1.


 TRÁGICA HISTORIA.


             El lunes a la noche, el joven regresó de Valle de Las Leñas, ubicado en Malargüe, adonde había ido a pasar unos días junto a unos amigos. Alrededor de las 23, el muchacho ya estaba en su domicilio, situado en calle Mosconi y pasaje Braille de la Cuarta Sección de Ciudad, vivienda en la que vivía junto a sus padres y hermanos. Cerca de la medianoche comenzó a sentirse mal y, según fuentes judiciales, fue a hacerse ver por un médico a una clínica privada pero el galeno le diagnosticó sólo problemas respiratorios y lo envió a su casa. Posteriormente, dos amigos y una chica fueron a visitarlo a su vivienda y allí pasaron la noche conversando.


           Promediando las 5, el joven estaba hablando por teléfono con su novia, se levantó para tomar un remedio y murió instantáneamente. A partir de ese momento comenzaron a llegar vecinos, amigos y familiares, quienes dieron aviso a la policía. Cuando los uniformados ingresaron a la casa, constataron la muerte del joven y solicitaron a la Policía Científica que fuese al lugar para tomar las medidas pertinentes. Para entonces, la cuadra del pasaje Braille ya era un caos. Decenas de personas se agolparon en la puerta de la vivienda, consternadas por el deceso del chico, quien era muy querido en la zona


ASOMBRADO.


           Las primeras tareas efectuadas por el médico forense dejaron asombrado al especialista, ya que este se extrañó del estado que presentaba el cadáver. Es que, según comentaron personas ligadas a la investigación, “el cuerpo del joven no parecía de la edad que tenía, mucho más teniendo en cuenta que era un excelente deportista que se dedicaba al andinismo. Tenía el corazón fibrilado y, aparentemente, una patología congénita que no había sido tratada”, indicaron. De todas formas, habrá que esperar las conclusiones forenses.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.