Alerta de Defensa Civil por tormentas y granizo
access_time 22:02
|
15 de septiembre de 2009
|
|
CONFLICTO AMBIENTAL

Presentación contra Uruguay en La Haya

Argentina acusó ayer a Uruguay de causar ?daños irreversibles? al medio ambiente con la instalación de la planta de celulosa de la empresa finlandesa Botnia

BUENOS AIRES (DYN). Argentina acusó ayer a Uruguay de causar “daños irreversibles” al medio ambiente con la instalación de la planta de celulosa de la empresa finlandesa Botnia, al iniciarse en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya las audiencias finales por el diferendo. Ayer a la mañana, Argentina hizo su primera presentación en el marco de las audiencias orales –que comenzaron este lunes y finalizan el 2 de octubre–, convocadas por la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

    Ante este tribunal, “se amplió y ratificó ante la Corte –esta vez en forma oral–, toda la documentación que nuestro país presentó desde el inicio de la controversia y que demuestra que Uruguay incumplió el Estatuto del Río, de 1975, al autorizar de forma unilateral el emplazamiento de la planta de Botnia”, informó el Palacio San Martín. El equipo argentino estuvo presidido por la consejera legal de la Cancillería, Susana Ruiz Cerutti; el secretario de Ambiente nacional, Homero Bibiloni; el director del Instituto de Servicio Exterior de la Nación, Horacio Basabe; y el embajador argentino en Países Bajos –con sede en su capital, La Haya–, Santos Goñi Marenco.

    Argentina manifestó ante el Tribunal que Botnia “causará un daño irreparable al ecosistema del río Uruguay, y que así lo demuestran los informes científicos y los numerosos y recurrentes episodios e incidentes de contaminación que se manifestaron”. En ese sentido, la delegación recordó, entre otros fenómenos, “la emanación de olores nauseabundos que afectaron a las poblaciones argentinas próximas a la planta; la aparición de manchas en el río; la reiteración de episodios de floraciones algales en una escala que no registra precedentes; y en explosiones derivadas de accidentes en la operación de la planta”.

    Ruiz Cerutti planteó que la fábrica supone “una violación flagrante por parte de Uruguay de las obligaciones del estatuto del río Uruguay” de 1975, establecido por ambos países para proteger el medio ambiente y los recursos fluviales. Cerutti cargó contra Uruguay por permitir la construcción de la papelera, en funcionamiento desde noviembre del 2007, sin previa consulta con su vecino país.

    “Cada día, la planta, cuya vida útil está estimada en 40 años, desprende una enorme cantidad de contaminantes en el agua y en el aire”, prosiguió la agente argentina, quien subrayó los “daños irreversibles para el ecosistema del río que ha provocado su funcionamiento”. Consideró que la emanación de sulfuros de hidrógenos, que causan “olores insoportables”, entraña, además, riesgos para la salud de los habitantes de Gualeguaychú y del balneario Ñandubaysal, al otro lado de la ribera. “Huele a huevo podrido”, aseguró Ruiz Cerutti, para quien esta planta “nunca sería autorizada en Europa”.

    Por su parte, el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Homero Bibiloni, dijo tener confianza “en los argumentos propios” y sostuvo que “es la planta equivocada en el lugar equivocado”. El alegato argentino se prolongará hasta el jueves, mientras que la delegación uruguaya, liderada por el embajador en Estados Unidos, Carlos Gianelli, iniciará su defensa el lunes, también durante cuatro días.

    Durante la tercera y última semana de audiencias, que finalizarán el 2 de octubre, ambas partes dispondrán de dos días cada una para responder a los argumentos de la otra, en tanto que el fallo podría conocerse en unos seis meses. En mayo del 2006, Argentina denunció a Uruguay por haber autorizado “unilateralmente” la construcción de dos fábricas de celulosa cerca del puerto fluvial de Fray Bentos, al considerar que violó el Tratado del Río Uruguay, vigente desde 1975.

    La planta de Botnia comenzó a funcionar, pero el proyecto de la empresa española Ence fue vendido a la finlandesa Stora Enso y a la chilena Arauca, que planean construir una fábrica más al sur, en Colonia. Los asambleístas de Gualeguaychú iniciaron en el verano del 2006 los cortes de ruta en el acceso al puente General San Martín, que, a través de la ruta 136, comunica esa ciudad entrerriana con la uruguaya de Fray Bentos. El paso está interrumpido totalmente desde el 20 de noviembre de ese año, pese a las fuertes quejas del gobierno uruguayo por los perjuicios económicos causados al turismo.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.