access_time 15:30
|
17 de septiembre de 2009
|
|

Potro

¡Qué alegría, loco! Estaba antes de ayer a la noche en un bar del centro, viendo el partido de Del Potro contra Federer

    ¡Qué alegría, loco! Estaba antes de ayer a la noche en un bar del centro, viendo el partido de Del Potro contra Federer. Cuando la última pelota de Federer se fue larga, se produjo una explosión de gritos. Habíamos estado todos más nerviosos que gacela en congreso de Los Leones, y ese pique afuera significaba el paso a la alegría. ¡Y qué alegría! Yo me abracé con uno de la mesa de al lado, que no sé quién es, pero el sentimiento era compartido. Nos pertenecíamos. ¡Cuánta necesidad de alegrías tiene nuestro pueblo!

    A falta de gobiernos que se las den, de funcionarios que se las den, con este soportar las contingencias de todos los días que te dejan un gustito a fósforo en la boca, un éxito mundial de un compatriota en algo, aunque sea en el certamen internacional de bolitas cachuzas, nos hace alborozarnos hasta la esperanza. Un pibe, porque es un pibe, tiene 20 años.

    Un pibe alto, muy alto, a tal punto que más que Del Potro parece De la Jirafa, ganó el abierto de los Estados Unidos, uno de los torneos más importantes del tenis mundial, y no lo ganó frente a Pepe Honguito, de la sección artículos deportivos de una tienda de Groenlandia, lo ganó frente al suizo Federer, según los entendidos, el más grande tenista de todos los tiempos. Tiene una pegada el nuestro que hace temblar a los jueces de línea, porque les llega a encajar un pelotazo a doscientos kilómetros por hora y este es el momento en que los están operando para sacarle la pelota del hígado.

    Hay gente que teme ponerse en las tribunas de atrás por el mismo motivo. Federer no estaba lesionado ni desmotivado ni anodino, jugó a lo Federer, poniendo todo y es por eso más significativo el triunfo del nuestro. ¡Qué porvenir tiene el muchachito! Valga una satisfacción en el rubro deportivo después de haber sufrido tanto por la selección nacional de fútbol, cuyos jugadores podrían copiar nada más que las ganas que le puso Del Potro a su triunfo. Con las ganas nomás, seguro que nos clasificamos. A propósito, che, ¿y si Maradona intenta con una delantera que sea , Messi, Tevez y Del Potro? Alguna va a cabecear el lungo, estoy seguro. Porque a Del Potro no se le puede negar que tiene alma de potrero.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.