access_time 10:42
|
4 de agosto de 2006
|
OBRA PRESA DE LA PELEA ARGENTINA-CHILE

Postergan otra vez el tren Trasandino

El llamado a licitación no se hará en agosto, como dijo el gobernador Cobos, sino a fines de setiembre. El ministro Marinelli sostuvo que el cronograma general de la obra no se retrasará

         El proyecto del tren Trasandino sigue preso de la tormentosa relación entre Argentina y Chile. Ayer, el Gobierno provincial confirmó que el lanzamiento de la licitación internacional para hacer esta millonaria obra, que estaba previsto para fines de este mes (se hablaba en concreto del 22 de agosto), tendrá un retraso de 30 días, a pedido del país vecino, y por lo tanto no se producirá hasta fines de setiembre. Esta nueva demora constituye la segunda postergación de plazos que establece Chile en poco tiempo, por razones oficialmente calificadas como “técnicas”.


          Sin embargo, lo cierto es que el Trasandino empezó a derrapar por otros temas. Más precisamente, cuando el presidente Néstor Kirchner anunció que les cobraría más cara la nafta a los extranjeros. Y ha vuelto a correr la misma suerte justo en medio de la otra crisis de relación: Chile sostiene una dura queja por el precio al que Argentina le vende el combustible.


OTRA VEZ.


        La primera suspensión de la licitación del Trasandino se produjo en julio y, en ese caso, Chile sostuvo que no iban a tener tiempo de completar los pliegos licitatorios. Sin embargo, durante la reciente cumbre de presidentes del Mercosur, el proyecto fue reactivado y el propio gobernador Julio Cobos se hizo cargo del anuncio: dijo que Néstor Kirchner y Michelle Bachelet tenían previsto confluir en Mendoza, a fines de este mes, para relanzar el proyecto. La buena noticia de Cobos duró poco, ya que, hace dos días, el ministro de Gobierno, Sergio Marinelli, se trajo otra pálida de Chile.


         Marinelli estuvo participando de las reuniones del comité técnico mixto de integración, donde se trabajan varios proyectos para vincular más y mejor a Argentina y Chile, entre ellos, el Paso de las Leñas, un camino que Cobos quiere impulsar con fuerza. En una de las discusiones entre los funcionarios de los dos países, un chileno habló sobre el Trasandino. Y no le hizo precisamente honor al nombre del comité: el coordinador de Relaciones Internacionales del Ministerio de Obras Públicas, Eric Martin, informó que el tren se retrasará otro mes.


OPTIMISTA.


       Pero aunque nada permita ilusionarse con el tren, el ministro Marinelli fue ayer optimista. Dijo que, por más que se haya vuelto a suspender la publicación de la licitación, esto no incidirá en el cronograma general de la obra. Y descartó que el nuevo retraso sea una represalia de Chile. El funcionario afirmó que la postergación provocará que las empresas interesadas en la obra tengan menos tiempo para la presentación de sus propuestas (se les iba a dar cinco meses, pero sólo tendrán cuatro). Pero apostó a que el proceso para empezar con el millonario proyecto estará plenamente en marcha en diciembre, como antes se había acordado.


       Como prueba,Marinelli se refirió a un acta firmada hace pocos días, en la que Chile se comprometió a finalizar el trámite del Ministerio de Hacienda el próximo 22 de agosto, como máximo. Antes de esa fecha, está previsto que una delegación chilena desembarque en Buenos Aires para fijar el cronograma definitivo de la demorada obra. Para arrancar con el tren que volverá a unir Argentina y Chile (gracias a una inversión que rondaría los 300 millones de dólares), sólo falta el visto bueno de la cartera de Hacienda chilena, donde siguen argumentando que la licitación es muy compleja y requiere ajustes en los pliegos.


        Después, sólo quedará que la presidenta Bachelet se olvide de sus roces con Kirchner por un momento y le ponga la firma al soñado tren cordillerano, que, por ahora, sigue esperando.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.