access_time 12:20
|
29 de marzo de 2007
|
|
INSEGURIDAD

Por un robo se pierden 15.000 historias clínicas

Delincuentes se llevaron dos computadoras del centro de salud del barrio Los Glaciares de Godoy Cruz. Allí estaba el seguimiento médico de las familias de la zona

    “No se atiende por robo”. El improvisado cartel, escrito con fibra de color azul, estaba pegado en la puerta de entrada del Centro de Salud Nº4 del barrio Los Glaciares, en Godoy Cruz. Junto a él, un recorte de una nota periodística de quince días atrás, en la que se relata el frustrado intento de robo que sufrió esa dependencia hace poco más de dos semanas. Una postal, por demás, desoladora.

    En la madrugada de ayer, delincuentes ingresaron a ese efector de salud y se llevaron dos computadoras –con la historia clínica de 15.000 familias–, un teléfono y destrozaron vidrios. A raíz de esto, ayer quedó suspendida la atención a los pacientes, mientras que hoy se retomará únicamente con las urgencias. “Hemos perdido todo el trabajo minucioso y el seguimiento de diecisiete años de trabajo. Es como volver a empezar”, explicó, dolido, el director de ese establecimiento, Jorge Ghazoul.

PERDIDO. En el sistema informático del centro de salud se tenían los registros e historias clínicas de unas 15.000 familias que habitan, además del barrio Los Glaciares, otros doce vecindarios aledaños. Lamentablemente, con la sustracción de las dos computadoras, todo eso se perdió.

    “Teníamos los antecedentes y tratamientos sobre cada uno de los habitantes. Estaban identificados quiénes se encontraban en una situación de crisis social o padecen enfermedades de transmisión sexual y otras patologías. También el seguimiento que estábamos haciendo a embarazadas y otros pacientes. Todo ese trabajo logístico quedó perdido, todo en la nada”, indicó Ghazoul. Los pacientes habituales que se acercaron ayer al efector se quedaban sorprendidos por la noticia. Muchos de ellos, pese a ver el cartel pegado en la entrada, ingresaban y allí los empleados y el mismo director les comunicaban que estaba suspendida la atención a raíz del robo del eje central de la organización del centro.

    “Mucha gente llegó y, cuando vio lo que había pasado, me decía: ‘Ah, les robaron’, y yo les decía: ‘No. Nos robaron’, porque este hecho no sólo nos afecta a todos los que trabajamos acá, sino también a cada una de las 60.000 personas que asisten”, indicó el director. Del mismo modo, la entrega de leche para chicos y madres que realizaba el efector de salud también quedó suspendida durante el día de ayer. En tanto, a partir de hoy quedará restablecido el servicio para las urgencias.

EL HECHO. Cerca de las 4 de ayer, delincuentes rompieron los vidrios de una de las puertas traseras del centro de salud y, pese a que de inmediato se disparó la alarma, tuvieron tiempo suficiente como para llevarse dos computadoras y un teléfono del lugar. Una vecina dio aviso a la policía pero, cuando los uniformados llegaron, los delincuentes ya se habían ido y se habían llevado las pertenencias consigo.

    El 13 de marzo, también a la madrugada, un grupo de delincuentes –que serían los mismos de ayer– forzó unas rejas e intentó robar las computadoras. Pero esto no fue posible dado que se disparó la alarma y el orificio por el que trataron de sacar las máquinas no era lo suficientemente grande. Según indicó Ghazoul, la zona es por demás tranquila, salvo por el barrio Solidaridad, que se encuentra detrás de Los Glaciares, en el que habita la mayoría de los delincuentes que perpetran robos y asaltos en el lugar.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.